Cómo recuperé mi cuenta de Twitter

El pajarito de Twitter sigue sin decir ni pío, tras suspender miles de cuentas legítimas sin previo aviso. Algunas ya están siendo reestablecidas. ¿Qué hacer si la tuya sigue en el limbo?

cuentas de Twitter suspendidasEl 10 de mayo fue un “viernes negro” para miles de usuarios de Twitter que hemos visto como sin causa aparente nuestras cuentas habían sido suspendidas. Muchas cuentas eran completamente legítimas y no violaban ninguna de las normas de Twitter. Además, esto no solo afecta a las cuentas suspendidas, sino al resto de usuarios porque ven reducido el número de seguidores correspondientes a las cuentas que aún siguen suspendidas.

Ninguno de los afectados recibimos ningún mail previo de advertencia—como es política de Twitter– sobre que estuviéramos teniendo algún comportamiento inadecuado y que nos iban a “bannear. Por lo tanto, parece claro que se trata de un error técnico de grandes proporciones.

Cuatro días y cuatro “tickets de ayuda” después, mi cuenta ha sido reestablecida, aunque con el contador de followers y followings en cero. Aún así, es una buena noticia, no solo para mí, sino para los muchos que aún están en el limbo del “pajarito azul”, porque llevaría a pensar que se solucionará paulatinamente. Hay casos verdaderamente dramáticos de cuentas corporativas, cuyos administradores han visto esfumarse todo el trabajo de meses e incluso años de planificación, creación de una comunidad, interacciones y contenidos compartidos.

¿Qué hacer?

El restablecimiento de mi cuenta vino después de escribir al Centro de Ayuda de Twitter no una ni dos, sino hasta 4 veces (estaba de viaje y tuve que hacerlo desde otra dirección IP y por eso cuando volví a España lo hice desde mi ordenador habitual para que supieran que no había ningún tipo de suplantación). A partir del mail de auto-respuesta, contesté tanto en inglés como en español, utilizando un lenguaje respetuoso, sin demostrar mi rabia y explicándole que “no soy un troll”, que mi cuenta es profesional y pidiéndoles que me indiquen si ven algún comportamiento inadecuado. Esto es una forma de decir que vuestra cuenta es real y que no sois robots.

A partir de allí, os recomiendo cuatro cosas:

  1. Lograr que vuestros amigos pidan el restablecimiento de vuestra cuenta a través del hashtag #cuentassuspendidas con mención directa a @Twitter_es y @Twitter
  2. Eliminar de vuestro perfil cualquier aplicación de automatización que tengáis como puede ser Twitterfeed, al menos por el momento
  3. monitorizar el hashtag #cuentassuspendidas para estar al día de cómo va el proceso de restablecimiento de las cuentas
  4. Esperar con calma porque lo más probable es que os devuelvan la cuenta.

Os paso también varios artículos que han circulado estos días y que me resultaron sumamente útiles:

Cuenta suspendida en Twitter: case story de Hispaworks (solucionado)

Twitter suspende cuentas legítimas y cómo resolverlo

¿Volverán nuestras cuentas y seguidores?

Como he dicho antes, todo parece apuntar a que las cuentas legítimas serán reestablecidas, pero nadie sabe en cuánto tiempo ni si volverán los seguidores, seguidos y listas que han desaparecido. Es cuestión de paciencia, no preocuparse y ocuparse con algunos de los consejos que dije antes.  Si te han reestablecido la cuenta, pero sin seguidores/seguidos, es recomendable que empieces a tuitear con normalidad y yo por si acaso, voy a desactivar por un tiempo la automatización de tuits, aunque muchos colegas me dicen que no tiene nada que ver.

mi perfil en Twitter, tras el reestablecimiento de mi cuenta

Twitter, ¿hay alguien allí?

La única respuesta que recibimos los afectados por este fallo fue precisamente la ausencia de respuesta, lo que a mi modo de ver, dice mucho del manejo que está teniendo Twitter de esta crisis, además de enardecer los ánimos de todos los afectados, tanto directa como indirectamente. ¿De qué van en Twitter? ¿No se supone que la web 2.0 va de interacción? ¿No es cierto que muchas empresas incluso utilizan Twitter como plataforma de atención al cliente?

¿Dónde está el “help desk” de Twitter? ¿Hay alguien allí ? La atención al cliente del “pajarito azul” es la peor que he visto en mucho tiempo, porque simplemente no hay ninguna atención, ningún teléfono, únicamente la auto-respuesta que se genera cuando uno intenta apelar la suspensión. El perfil de ayuda de Twitter ayuda no publica desde el 2 de mayo.

Soporte técnico Twitter, cuentas suspendidas, social media

Creo que este será un punto de inflexión para Twitter, porque ha dejado de ser una plataforma “fiable” para muchos de nosotros. Entiendo que un fallo lo comete cualquiera, al final detrás de las máquinas hay personas, pero esas mismas personas debieron manejar la situación con un poco más de empatía: un comunicado, un tuit o algo que diera pistas sobre lo que ha sucedido y cómo actuar. También eché en falta una atención más personalizada, más allá del frío mail de auto-respuesta al ticket de ayuda.

Gracias a todos los del grupo de Facebook #SocialMedia Revolution que me ayudaron en tiempo real a aclararme en medio del caos, porque tuve la mala suerte de que me pilló de viaje, con limitado acceso a Internet y los ordenadores en un idioma extranjero. Ellos me informaron que no era un caso aislado, sino un problema generalizado.

Cinco cosas que aprendí de la suspensión de mi cuenta

  1.  Nada ni nadie es infalible
  2. Twitter va a ser cada vez más estricto en sus políticas de “seguimiento agresivo” y de automatización
  3. Dicen las malas lenguas que esto es producto de una “depuración” que hizo Twitter para detectar cuentas fraudulentas y malas prácticas… y que se les fue un poco la mano.
  4. Es curioso que haya sucedido poco tiempo después de que se conozcan los hackeos a varias cuentas importantes, como es el caso de la de AP, que hizo caer la bolsa de NY.
  5. Hay vida después de  Twitter… puede que incluso me plantee cerrar mi perfil. Voy a pensarlo fríamente pasado el cabreo inicial. Twitter me ha decepcionado.

Termino este post con una pregunta ¿qué tenemos en común los afectados por esta suspensión? ¿Es algo aleatorio o intencional? Tengo curiosidad.

Diana Campos Candanedo. Sígueme en:

Google+

Si mi experiencia te ha parecido útil, compártela para ayudar a otros en la misma situación.

Anuncios

¿Es España una marca blanca en Internet?

Existe un compromiso firme por relanzar la marca España, pero poco se habla de la imagen del país en Internet y redes sociales.  Aquí algunas claves.

Marca España, social media, estrategia online, redes sociales

Nunca antes como ahora ha sido tan importante hablar y replantear en serio la imagen de España, no solo en el exterior, sino también a nivel de los propios españoles, entre quienes recorre una sensación de pesimismo y desasosiego. Para nadie es un secreto que la imagen de España se ha deteriorado con la crisis, el paro, la situación de la banca, la burbuja inmobiliaria, el posible rescate, el debate secesionista en Cataluña y los últimos escándalos de corrupción. La cuestión ahora es ¿qué hacer?

Últimamente se ha hablado mucho de “relanzar” la marca España, como un compromiso de Estado, que involucra no solo al Gobierno, sino a las empresas, políticos y todos los actores con voz suficiente como para influir en la percepción del país dentro y fuera de nuestras fronteras. He seguido de cerca este tema y he asistido a no menos de cinco debates, ponencias, presentaciones de libros, foros y otros eventos en los que expertos de altísimo nivel han diagnosticado los problemas de la marca Españ

a y planteado ideas muy interesantes. Sin embargo—y este es el motivo de este post—en ninguno de estos encuentros se ha mencionado ni de refilón el papel de Internet en el pretendido lavado de cara del país.

Es algo que no deja de sorprenderme, porque a estas alturas creo que nadie pone en duda la importancia de Internet y de las redes sociales para hacer llegar los mensajes a más gente, conocer el clima de opinión sobre un tema determinado y localizar posibles “embajadores” que ayuden a proyectar una imagen más positiva del país. Creo que va siendo hora de replantearnos también la imagen de España en la red.

Por eso me tomé la libertad de hacer un pequeño ejercicio para contestar a dos preguntas. La primera es ¿qué información encuentra alguien que se interese por España cuando busca en Internet? Y la segunda. ¿Cómo se están utilizando los aplicativos 2.0 y las redes sociales en los esfuerzos de promoción de la marca España?

España en Google

Cuando queremos saber cómo nos perciben en Internet lo primero que hacemos es buscar nuestro nombre en Google. Este ejercicio de “googlear las palabras España y Spain lo realicé los días 15, 16 y 17 de marzo desde Google.com. Los primeros resultados están dentro de lo normal. El primero, la ficha del país en Wikipedia, seguida de resultados relacionados con viajes y turismo e instituciones que llevan el término España en su nombre (Gobierno de España, Banco de España) y la ficha del país en la web de la Unión Europea. Hasta allí todo muy bien.

Los problemas empiezan a partir del sexto resultado. Alguien que busque información sobre España, también podrá ver en la primera página de Google referencias

 negativas como el vídeo publicado por El País en el que soldados españoles golpeaban brutalmente a un detenido en Iraq, al igual que noticias relacionadas con la economía, el déficit y la deuda pública, que tampoco son demasiado halagadoras.

Para el término “Spain”, se encuentran todavía más las referencias de turismo, viajes y ocio (TourSpain, Visit Spain), el Factbook de la CIA, así como enlaces a noticias publicadas en medios anglosajones como el New York Times, Financial Times, Bloomberg o The Guardian. No tengo que decir cómo ha sido el tratamiento que estos medios internacionales han dado a la crisis española, por lo que la reputación para el término en inglés tampoco es del todo impecable. Recordemos que estos resultados pueden variar según la ubicación de quien teclee el término y cambian cada día en función del número de búsquedas en una web determinada.  Pero aquí lo importante es ver la tendencia en cuanto a los resultados de googlear el término España,.

Ya sabemos que una imagen vale más que mil palabras. Pues las imágenes que encuentra alguien que busque bajo los términos España y Spain, además de la bandera y el mapa, son referencias que ilustran muy bien nuestra historia reciente: playas, fútbol, toros, flamenco, edificios en la costa (sinónimo de burbuja inmobiliaria), molinos de viento, sangría y por supuesto, la paella.

El término Spain tiene 16.6 millones de búsquedas globales mensuales en Google y el término España tiene 25 millones. Pero cuando hablamos de búsquedas  como invertir en España, las cifras bajan sustancialmente a 3.600 búsquedas para el término en inglés y 6.600 para la búsqueda en español.

España, bueno para visitar, malo para invertir

La marca España en Internet, tal y como sucede en el mundo off-line, está vinculada principalmente al turismo como resultado de un esfuerzo de décadas. No en vano es el segundo país con mejor imagen turística después de Estados Unidos.

España es percibida como el sitio perfecto para veranear, pasear, ir de fiesta, tomar cañas, sangría y paella. Si uno le pregunta a alguien del norte de Europa o Estados Unidos, ¿visitaría España? Le diría que sí sin pensarlo dos veces. Pero si preguntase ¿recomendaría invertir en España? ¿Comprar en España? ¿Los españoles son gente seria? Entonces la cosa cambia y mucho, según se desprende del Barómetro del Real Instituto Ecano sobre la percepción de la imagen exterior de España.

Esta percepción se traslada también al mundo de Internet y las redes sociales, donde los esfuerzos de promoción turística se notan y mucho, en detrimento otras áreas como

 la economía y el clima de negocios. Nos hemos esforzado mucho en proyectar una imagen cálida, festiva, de potencia blanda y ahora esta percepción está afectando otras áreas clave como el clima de negocios e inversión.

Veamos por ejemplo el portal oficial de turismo de España, una web con un buen diseño, usabilidad, integración de los botones sociales, utilización de vídeos y con un componente gráfico muy cuidado. En contraposición encontramos la nueva web de la marca España con un diseño más bien recargado, ciertos problemas de usabilidad, sólo traducida al inglés, obviando otras lenguas clave para el mercado español como el francés, alemán, portugués o el chino. A su favor debo decir, que tienen un blog coral titulado “Con nombre propio”  en el que escriben personalidades conocidas y embajadores de la marca España como Antonio Banderas, Vicente del Bosque, Javier Solana o Margarita Salas, entre otros.  Esta web tiene como propósito ensalzar las fortalezas y atractivos de España en un sentido que trasciende el tema meramente turístico.

Pero lo que más  llamó mi atención de esta

 web es que no tenga ningún botón de acceso a sus cuentas en redes sociales en su portada. La única referencia a aplicativos 2.0 la encontré en la sección de quienes somos donde se explica el proyecto “Marca España”. Se trata de botones de compartir y no de acceso a sus perfiles en redes sociales.

Desnudando la marca España en redes sociales

Me sorprendió mucho que la web de la marca España no tuviera direccionado el acceso a sus perfiles sociales. ¿Puede ser posible que no tenga perfiles sociales? Por lo que pude ver, el proyecto marca España como tal, sólo tiene presencia en Twitter y Facebook y en esta última lo que tiene es un perfil personal  y no una fan page. Segunda sorpresa porque a estas alturas también todo el mundo sabe las ventajas entre una y otra modalidad.

Veamos a continuación algunos datos cualitativos y cuantitativos de la presencia del proyecto marca España en Twitter y Facebook, las únicas dos redes sociales en las que tiene presencia.

Marca España, redes sociales, community management, socialmedia, estrategia, marketing online

  • Twitter es la única red social que el proyecto Marca España actualiza constantemente. Desde la cuenta de Twitter redirecciona contenidos al perfil de Facebook, una práctica poco recomendable ya que el lenguaje y usos de ambas redes sociales son totalmente diferentes.
  • Su cuenta de Twitter  tiene una antigüedad de un año. 2.200 tweets, 883 seguidores y sólo sigue a 320 personas. Su perfil en Facebook tenía hasta ayer 261 amigos.
  • No tiene otras cuentas espejo en los idiomas de los países donde le interesaría promocionar la marca país. Echo en falta por lo menos una cu
    enta en inglés, francés, alemán y a ser posible, chino.
  • Aunque el nombre de la cuenta de Twitter @BrandSpain está en inglés, el  90% de los contenidos está en español, luego entonces parece que su público target fuera sólo de habla hispana, lo que tiene que ver con el siguiente punto.
  • Relaciones endogámicas. La mayoría de sus relaciones son con marcas españolas, instituciones públicas y personalidades que apoyan el proyecto. Esto está muy bien como punto de partida, pero debe pasar a un segundo nivel, en el que busque conectar con un público objetivo más amplio en el exterior.
  • Pese a tener un blog coral de conocidas personalidades españolas, el ritmo de actualización es muy bajo (menos de un post al mes). Esto no es suficiente para alimentar sus perfiles sociales con material propio. Esto supone que la mayor parte de la información sean RTs de otros o información producida por entidades públicas y medios de comunicación.
  • Poca utilización de vídeos y material multimedia en sus perfiles sociales. No tiene canal de YouTube.

Ahora volvamos por un momento a las preguntas que planteaba inicialmente. ¿Cómo se percibe España en Internet? Igual como se percibe en el mundo offline: asociada al ocio y la diversión, pero no como un sitio adecuado para hacer negocios o comprar. Los esfuerzos en promoción turística también se reflejan en la presencia en redes sociales, donde las cuentas relacionadas con turismo tienen una estrategia muy bien definida y llegan a un púbico más amplio, a diferencia del proyecto marca España que empieza tímidamente su andadura en el mundo online. Sin duda tiene mucho trabajo por delante. El primer paso será entender la importancia de trabajar paralelamente la parte off-line y online.  También es importante tener claro los atributos de marca que se quieren proyectar en la red y los mensajes (equity story) que respalden estos atributos.

Como la crítica siempre debe ir acompañada de alternativas de cómo hacerlo mejor, en un siguiente post propongo  Cinco estrategias para repensar la marca España en Internet.  Y tú, ¿crees que España es una marca blanca de sol y playa en la red?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en:

Google+

Si te ha parecido interesante, compártelo

Que la Navidad no sea solo una fecha, sino un estado de ánimo que dure todo el 2013

Queridos amig@s,

Os deseo de todo corazón que tengáis siempre una razón para celebrar, un sueño por el que luchar, sonrisas para compartir y ninguna razón para sufrir.  Feliz Navidad y próspero 2013. Os regalo este vídeo que dice “Amigos del mundo, llegó Navidad y tenemos la esperanza de que todo mejorará”.

El 2012 según Google, Twitter y Facebook

¿En qué pensamos? ¿Qué nos ha parecido interesante, preocupante, inquietante a lo largo de este año que acaba? Como si fuera un oráculo, muchos de nosotros acudimos a “San Google bendito” cuando queremos conocer, descubrir y aprender. Y aquellos que además, nos gusta compartir, comentar y conversar, nos atrevemos con Twitter y Facebook. Pues bien, estos tres gigantes de Internet acaban publicar sus informes anuales de tendencias, que nos permiten ver qué ha interesado más a los internautas en 2012, o lo que Google ha denominado el “espíritu de 2012”.

La crisis, la más googleada

En España, la economía ha dominado las búsquedas, según el Zeitgeist 2012 de Google, la lista de las palabras y expresiones más buscadas y aquellos términos que han experimentado un crecimiento exponencial en el número de búsquedas, aunque no sean los más buscados.

Bankia es la palabra que mayor crecimiento en número de búsquedas ha tenido en nuestro país, aunque también destacan expresiones como prima de riesgo o preguntas sobre cómo ganar dinero o cómo encontrar trabajo, junto con palabras como sepe (Servicio Público de Empleo) o reforma laboral Este termómetro de lo que más interesa a los españoles puede resumirse en una palabra: crisis.

Nuestro presidente Mariano Rajoy encabeza la lista de políticos más buscados (ahora no solamente por la prensa, sino también por los internautas en Google). Le sigue su compañera de partido y tristemente célebre Andrea Fabra (también conocida como “que se jodan“), seguida por Esperanza Aguirre, Santiago Carrillo y el president catalán Arthur Mas en un quinto lugar.

Aunque no todo es política y economía. A los españoles también nos interesa el fenómeno del Gangnam Style (el baile del caballo), Gran Hermano, Eurovisión 2012. Queremos saber más acerca de cómo funciona Twitter, cómo instalar el Whatsapp o cómo hacer cupcakes. Miles de españoles incluso preguntan a Google ¿cómo ser feliz?

Curiosamente, la mayoría de las palabras y expresiones más buscadas en Google durante 2012 en España tienen baja competencia, según Google Adwords, o lo que es lo mismo: son verdaderas joyas para una estrategia de posicionamiento. Pese a ser palabras muy buscadas, pocos son quienes las usan para posicionar sus webs en Google.

El 2012 en 140 caracteres

Con una visión más global que no segmenta por países, Twitter nos confirma lo que ya sabíamos: Barack Obama es una revolución del social media. Su tweet “four more years” (cuatro años más) el día de su relección es el más retwiteado del 2012 con 810.000 RT en más de 200 países. El segundo puesto es para Justin Bieber con su tweet de despedida a una fan “RIP Avalanna te quiero” que fue retuiteado más de 220.000 veces.

Según Twitter, “los acontecimientos más importantes en los que el mundo “se reunió para presenciar y discutir” fueron las Olimpiadas, las elecciones de EEUU, los premios MTV y la Eurocopa 2012. Además, este año “nuevas voces” se unieron a Twitter, desde el mismísimo Papa hasta Pelé y el recientemente famoso PSY, cantante del Gangnam Style.

Crisis, crisis y más crisis

Finalmente, en la lista de tendencias de Facebook 2012 nuevamente queda plasmada la importancia que los españoles dan a la crisis. Los términos trabajo, huelga, Rajoy y crisis económica son en este orden los términos más populares en esta red social.

Como he empezado este post con un vídeo, lo termino con otro.  Ahora os dejo con el vídeo del mundo según Twitter en 2012 para recordar los eventos y los personajes que han marcado este año al que le faltan pocos días para acabar.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Google, Facebook, Microsoft, Apple, Amazon ¿se les acabará el chollo?

Una milimétrica ingeniería fiscal permite que estos gigantes declaren sus pérdidas en España  y trasladen sus ganancias a otros países para pagar menos impuestos

Google, Apple, Amazon, Yahoo, Microsoft impuestos

Resulta difícil creer que el líder en ventas de publicidad en Internet, la compañía que concentra más del 90% de las búsquedas por Internet en España, el dueño de servicios que son parte de nuestro día a día como Gmail, YouTube, Reader le puedan ir mal las cosas.  Pues así es, o al menos eso es lo que viene diciéndole a Hacienda durante los dos últimos años.  Google pierde dinero en España, donde acapara el mercado de búsquedas y publicidad.

En el ejercicio 2011, Google asegura haber perdido 74,683 euros y 639.499 euros en 2010, lo que supone una base imponible negativa en el impuesto de sociedades, y en consecuencia que la declaración de la renta le salga a devolver. Hacienda investiga las declaraciones del impuesto de sociedades de los años 2009 y 2010 de su filial española.

El truco está en que los ingresos que recibe Google España de clientes españoles se refacturan a otras sociedades del grupo, principalmente la subsidiaria de Irlanda, donde se paga un tipo de 12,5%, menos de la mitad de lo que pagan las empresas españolas (el Impuesto de Sociedades en España es del 30%).

Según el Diario El País, “Google Spain facturó 38,3 millones de euros en 2011, un 46% más que el año anterior, dinero que ha sido trasladado a la filial irlandesa y una pequeña parte a Google Inc.”

Incluso esos beneficios movidos a Irlanda, se trasladan a su vez a paraísos fiscales con tipos incluso más bajos o nulos, dados los acuerdos existentes entre Irlanda y territorios como Islas Caimán.

Apple, Amazon y Yahoo

El caso de Apple es cuanto menos sorprendente: facturó, según sus propias cuentas, €94,1 millones en España, pero sólo obtuvo un beneficio de €,4,88 millones. Los expertos estiman que el negocio real de la empresa de la manzana en España ronda los €1.000 millones.

Suma y sigue. Amazon Corporate España, filial del mayor portal de ventas online del mundo,  declaró al fisco español ingresos por 314.417 euros, pese a sus ventas millonarias en la red y de  comercializar productos de gran éxito como el e-book Kindle.  Y es que la mayor parte de las operaciones de la compañía se realizan a través de Luxemburgo.

Yahoo facturó en España €17,1 millones de euros en 2011, pero sólo opera como un comisionista y recibe un porcentaje de las ventas realizadas, ventas que se trasladan a otra compañía con sede en Holanda y es esta última la que se encarga de facturar las ventas del grupo y moverlas a su vez a otra compañía en Suiza.

Según El País, Yahoo ha aplicado bases imponibles negativas en los últimos años, lo que implica que no ha tenido que pagar prácticamente nada en impuesto de sociedades y además recibe subvenciones de organismos nacionales e internacionales.

Facebook y Microsoft

La filial española de Microsoft sólo recibe comisiones por la venta de sus productos informáticos, que se facturan a través de Microsoft Ireland.  Por lo tanto, sólo paga por los ingresos provenientes de estas comisiones. El 80% de los 157,6 millones de euros que ingresó el año pasado en España fueron a parar a Irlanda.  Pese a ello, la filial Ibérica de Microsoft obtuvo un beneficio de 15 millones de euros, debiendo pagar impuestos por 6,1 millones, pero al consolidar con la matriz del grupo fiscal en España, Microsoft Internacional Holdings Spain, logró que Hacienda le devolviera 28 millones de euros el año pasado.

Según Expansión, Facebook pagó el año pasado 39.740 euros a Hacienda, al declarar unos ingresos en España de sólo 1,76 millones y beneficios de apenas 91.892 euros.   Y es que sus ingresos provienen principalmente de facturas que realiza a su filial Facebook Ireland Limited, y deja en España los gastos para reducir el pago al fisco español.

Estos datos resultan inverosímiles por tratarse de firmas gigantes, con una penetración altísima en el mercado, con productos de gran demanda y que lideran sus sectores. Queda por ver si la nueva Oficina de Fiscalidad Internacional creada por Hacienda logrará finalmente rascar algunos cuantos euros—reales y no virtuales– de los bolsillos de estas multinacionales de las nuevas tecnologías e Internet.

Vea “Gigantes tecnológicos, mucho ganamos, poco pagamos”

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Gigantes tecnológicos: ‘mucho ganamos, poco pagamos’

Hacienda se ha lanzado a la caza de gigantes tecnológicos y redes sociales que aprovechan la globalidad de sus operaciones para eludir el pago de impuestos

Que algunas empresas tengan subsidiarias de papel en paraísos fiscales para pagar pocos o ningún impuesto no es nada nuevo, pero que gigantes de Internet y tecnología como Google, Facebook, Microsoft, Apple o Amazon digan que ganan poco y por tanto, paguen cantidades simbólicas al fisco o incluso obtengan devoluciones de Hacienda, parece cuanto menos surrealista.

Si a las empresas del mundo real que tributan en España se les ha aumentado la fiscalidad y a los ciudadanos españoles se les imponen grandes sacrificios para cuadrar las cuentas públicas ¿por qué no deben pagar también multinacionales tecnológicas que operan en el mundo virtual como Google,  Facebook, Microsoft o Amazon  por los beneficios generados en nuestro país? Parece de sentido común, pero la realidad es muy diferente.

Se estima que el Estado español deja de percibir cerca de 1.000 millones de euros por la habilidad de gigantes de la tecnología, las ventas online y redes sociales de declarar en España los gastos y las pérdidas de sus operaciones y aprovechar cuanto crédito fiscal puedan pillar, mientras trasladan la facturación y los beneficios a países donde se pagan menos impuestos (Irlanda, Luxemburgo, Holanda, entre otros).

No obstante, por mucho que nos parezca poco ético que los impuestos se “cuelen” a través de estructuras fiscales agresivas, estas multinacionales no hacen más que aprovechar los agujeros negros en la legislación. Poco ético, podría ser, pero perfectamente legal (algunos lo llaman economía de opción), ya que la mayoría de las multinacionales suelen establecer la residencia fiscal y operativa en aquellos territorios que les permiten reducir costes.

Esto lleva a una segunda reflexión: en el caso de empresas que operan exclusivamente a través de la red, ¿cómo se puede ubicar físicamente los servicios que prestan? ¿Cómo se puede saber si la factura de la subsidiaria de Holanda o Irlanda en realidad procede de España? En el caso de empresas que operan a través de Internet, resulta muy difícil ubicar físicamente los servicios prestados.

Son asuntos que se plantean por la propia globalidad de Internet y todo parece indicar que la legislación en Europa no se ha movido tan rápido como el mundo de las nuevas tecnologías, algo a lo que ya quieren poner coto los países del G-20.  En Reino Unido, por ejemplo, vimos cómo los directivos de Amazon, Google y Starbucks se sentaron en el banquillo para explicar por qué pagan sumas ínfimas de impuestos.  Sus respuestas fueron cuanto menos, anecdóticas, eso sí, siempre dentro de la legalidad.

Veamos cómo reducen el pago de impuestos en  “Google, Apple, Amazon, Microsoft: ¿se les acabara el chollo?”

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Mirándonos el ombligo

En un soportal de una transitada calle de Madrid, unos niños patinaban alrededor de una masa deforme tirada en el suelo. Daban vueltas y vueltas, reían, gritaban, jugaban.  Mucha gente pasaba por allí, con el ritmo característico de las ciudades en las que cada uno va “a lo suyo”, trasteando el móvil o el Ipod, con los cascos puestos para “pasar de todo”, caminando muy rápido para llegar no se sabe a dónde.  Hasta allí nada raro, excepto por el hecho de que esa masa deforme que yacía en el suelo no era parte del mobiliario urbano, era un indigente acurrucado entre cartones, periódicos y mantas.  Esa masa ignorada era una persona, como tu o como yo, un ser humano que intentaba pasar  una noche fría lo más protegido posible.

mendigosEsta escena removió algo dentro de mí.  ¿Hasta dónde vivimos sólo mirándonos el ombligo? La expresión crisis económica es quizás la más repetida en los últimos años.  Y es verdad, muchos, y me incluyo, vivimos los efectos de la crisis.  Algunos ya no podemos salir con tanta frecuencia, ya no vamos a restaurantes, o no podemos permitirnos un Gin Tonic de vez en cuando, nos han reducido el salario, o simplemente ya no percibimos ninguno.  Algunos ya no vamos de compras o reutilizamos varias veces cosas que antes tirábamos.  Mirando constantemente a “nuestro ombligo”, nos quejamos, maldecimos nuestra mala suerte y culpamos al jefe, a Rajoy, a la clase política, a los bancos y hasta a la señora Merkel (y no digo que no tengamos algo de razón).

Pero hay personas para quienes la palabra crisis supone la diferencia entre vivir en una mísera pensión o simplemente dormir en la calle; entre comer tres veces al día o comer una para pagar la hipoteca; gente que vive de una caridad cada vez más escasa. Personas mayores que prefieren morir antes de ser desahuciados de sus casas, niños que le preguntan a sus padres ¿”mamá, somos pobres”?

No hablo de una “República bananera”, esto pasa en España, pasa en nuestra ciudad, donde cada vez más personas viven y duermen en la calle, donde los albergues tienen tiempo de espera de más de 3 meses, donde hay gente que muere en la calle, anónimos, olvidados y solos.  Se avecina un duro invierno para muchos de ellos. Esta gente tiene que sufrir el frío del clima y la frialdad de la indiferencia de quien pasa y mira sin ver, no se conmueve, y por estar sólo mirando a su ombligo, no se solidariza ni se pregunta, ¿qué puedo hacer yo?

Alguno  incluso podrá creer que esos mendigos son todos uno junkis, que a saber lo que han hecho para terminar así, que no aportan nada a la sociedad.  Y os tengo que decir que conozco a algunos personalmente gracias a la Comunidad de Sant’ Egidio.  He estrechado sus manos, he escuchado sus historias y créanme que han cambiado mi perspectiva,  me han abierto los ojos para que deje de mirar sólo mi ombligo.  Son mis maestros de humildad y solidaridad (que buena falta me hace).

Una noche vi al “Pantoja” dar a otro compañero su saco de dormir y quedarse sólo con una manta porque éste estaba enfermo y podría empeorar si cogía frío.  He visto a mendigos regalar lo poco que tienen a otros que están peor, pedir para ellos y para el compi que está en la otra calle, les he visto protegerse y cuidarse mutuamente cuando están enfermos.  Cuánto valor tiene esto en la dureza de la calle, de unas condiciones extremas. ¡Cuánto valor tienen estos gestos en una sociedad que se deshumaniza, que vive mirando a su ombligo y que en buena parte por esto se ha instalado en la desesperanza y el pesimismo.  Una sociedad en la que todo se compra y se vende y por eso cree que el que no tiene nada, no vale nada.

En los tiempos que corren, la solidaridad es un bien escaso,  pero muy necesario.  No se trata de caridad o de filantropía, ni de echar una moneda al primer mendigo que veamos en la calle y seguir a lo nuestro.  Se trata de ponernos en el lugar del otro, de preguntarnos si hacemos todo lo que podríamos hacer, de abrir los ojos y el corazón, de saber que nadie está tirado en la calle porque quiera. Incluso, de hacernos una pregunta atrevida, ¿me podría pasar a mí?

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Bienvenid@s a Statu quo

Desde hace tiempo tengo la sensación de que nos encontramos en un momento trascendental, uno de esos episodios en el que se escribe la historia, especialmente en el que–de momento– se conoce como “primer mundo. Muchas cosas están dando “la vuelta” y el que parecía un paraíso de prosperidad y bienestar inagotable, se resquebraja, se debilita y se replantea.

En este escenario he decidido escribir este blog y lo he bautizado con un nombre que para algunos podría sonar un poco antipático.  Statu quo, que en latín significa “estado de las cosas”.   Quiero a través de este espacio mostrar claves y puntos de vista sobre el momento que nos toca vivir, reflexiones sobre sobre los temas que nos preocupan  y los que deberían preocuparnos en estos tiempos de cambio.

Aunque soy periodista de profesión, no busco relatar los hechos (para eso están los medios de comunicación).  No obstante, sí escribiré sobre los temas que están en algunas portadas, sobre todo ahora que la economía centra el debate y en algunos casos también la debacle.

Vamos a hablar de España, de Europa y por qué no, también un poco del mundo.  Reflexionaremos sobre los temas de hoy vistos también desde la óptica de un ciudadano de a pie (como lo soy yo misma), al que parece que las cifras le abruman, pero que sufre cada día los efectos de esta crisis.

Quiero desgranar y analizar la actualidad;  mostrar el rostro humano de esta crisis que ataca al país y a Europa, pero sobre todo a personas con nombres, apellidos y muchos problemas.  Utilizaré un lenguaje coloquial y cercano para poner en perspectiva lo que vemos y en algunos casos lo que no vemos o no queremos ver.

Si después de leer alguno de mis posts, os sentís con más argumentos y claves para entender la actualidad o si encontráis un nuevo enfoque sobre un tema que os preocupa, entonces este espacio habrá cumplido su cometido.  Bienvenid@s a Statu quo.  Os invito a opinar, debatir, compartir y escribir, si así lo queréis.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn