De WordPress.com a WordPress.org: una esperada mudanza

migración de WordPress.com a WordPress.orgQueridos amigos y lectores.   He vuelto a fallar y hago otro mea culpa público.  Con más de un año en el mundo del blogging, he vuelto a caer en uno de los peores y más funestos errores que cometí al comenzar mi blog y lo peor es que esta vez no ha sido por desconocimiento .  Ya sé que no hay excusa que valga y que muchos de vosotros que seguías regularmente este espacio habréis pensado “otro blog olvidado”.

Hace más de un mes que no os he escrito y no ha sido por falta de ganas.  Lo digo con un poco de vergüenza, pero a cara descubierta.  ¡Estoy dispuesta a enmendarlo!  No, no se trata de otro blog olvidado, sino una pausa para tomar impulso y lanzar la versión “premium”.

Si, amigos, después de casi dos meses  (con su respectiva pausa estival) vuelvo para invitaros a mi nueva casa, una más grande, espaciosa y con nuevos proyectos, símbolo también de una nueva etapa personal y profesional.    Un blog propio, sin apellidos prestados (y que conste que doy las gracias a WordPress.com por cobijarme durante más de un año) y cuya migración me ha costado más de lo que me hubiera gustado.    Tal vez porque ha sido mi primera “mudanza”.

Pero  lo importante es que por fin mi casa, ya está presentable para invitaros a entrar.   Pues es muy fácil… mi blog es mi nombre:

http://dianacamposcandanedo.com/

Nada más entrar a la nueva casa, encontraréis la historia de cómo fue la migración:  lo que hice bien, lo que hice mal, lo que no volvería hacer y lo que sí.   Y que conste que aún me falta arreglar un poco algunos textos anteriores, pero ya está medianamente en condiciones (todo es susceptible de mejora) para recibiros y que no os vayáis corriendo. 🙂

Debo agradecer desde aquí y también lo hago en el nuevo espacio a los chicos de Ciudadano2cero quienes con su “Guía práctica para migrar un blog”, me ayudaron remotamente a concluir esta tarea, que puede ser complicada para alguien con limitado conocimiento técnico.

¿Estáis pensando en que ya se os ha quedado pequeño un blog gratuito? ¿Creéis que ha llegado el momento de tener una casa propia? Entonces te interesará conocer mi experiencia, que hasta antes de esta mudanza, sabía más bien poco de estos temas. Ahora no es que sea una experta, pero sé mucho más de lo que sabía al principio.

Esta es la última entrada que se publica en este blog.  Pasad a mi nueva casa y descubrid “Lo que aprendí al migrar mi blog a WordPress.org”

Visítame en:  http://dianacamposcandanedo.com/

Anuncios

¡Si alguien me lo hubiera dicho! Errores que cometí al comenzar mi blog

Para los que están pensando en abrir un blog y no saben por dónde empezar, comparto mi experiencia con un toque de “mea culpa”. He construido mi blog a punta de ensayo y mucho pero mucho error. De eso se trata ¿no?

errores, blogs, social media, marketing, redes sociales

La humildad no está de moda y con esta crisis mucho menos. “Gurulandia” está muy poblado, como si aceptar que hemos metido la pata nos hiciera menos profesionales o incompetentes. Nada más lejos de la realidad, porque cuanto más nos hayamos equivocado, más hemos aprendido. Es de humanos equivocarse y de sensatos corregir.

Por eso quiero compartir un post muy personal, donde desnudo mis particulares metidas de pata cuando empecé este espacio hace ya un año, secretitos que hacen que me sonroje cuando recuerdo mis primeros posts. ¡Benditos errores! que me han permitido ir mejorando este espacio, sabiendo que aún me falta mucho camino por recorrer porque uno nunca termina de aprender. Más que servir de consuelo a los blogueros principiantes, quisiera evitaros muchos dolores de cabeza y tiempo mal invertido. ¡Estáis advertidos, no cometáis estos errores!

No tener un objetivo claro

Lo único que tenía claro cuando empecé este blog era que debería servirme como escaparate profesional, pero no sabía exactamente lo que buscaba conseguir más allá de la visibilidad. ¿Y para qué quería esta visibilidad? ¿Para conseguir un nuevo empleo, generar nuevos contactos profesionales, monetizar el blog? Al no tener un objetivo claro ni razonable, tampoco sabía a qué público me quería dirigir y no adapté el lenguaje  ni la temática del blog a este tipo de público.

Equivocar la temática y cambiarla sobre la marcha

Hace un año pensaba que mi blog debería tratar de temas económicos y financieros porque era un terreno en el que me muevo con soltura por mi experiencia como periodista económica y consultora de comunicación financiera. Empecé hablando de la prima de riesgo, el rescate a España, la recapitalización de la banca, macroeconomía, deuda externa y esos temas que llevan un año machacándonos en las noticias. ¡Error! Escribir sobre esto no me inspiraba ni me hacía feliz (en ocasiones hasta me deprimía). Pronto descubrí que no solo basta con conocer de un tema, sino que éste tiene que apasionarnos y hacernos disfrutar al escribir.

Eso me llevó a dar un giro radical a medida que fui descubriendo y enganchándome al socialmedia y al potencial de Internet para “cambiar nuestra forma de ser y hacer”. Mi recomendación es que intentéis descubrir vuestra verdadera pasión antes de empezar la bitácora para no tener que cambiar de temática, una vez empezado.  De lo contrario, el riesgo de abandonar por desánimo, pereza y falta de motivación es muy alto.

Centrarse sólo en la actualidad sin buscar la diferenciación

Mucha gente me dijo “otro blog sobre socialmedia” ¡Pero si hay un montón! Es cierto que hay muchos blogs de este tema y algunos realmente muy buenos. Pero si empezamos con el complejo de “Pocoyo” no vamos a ningún sitio, así que un poquito de “muchoyo”: autoestima y autoconfianza. Uno siempre puede aportar un punto de vista original y diferenciarse. Ese es el reto. Al principio uno tiene que “devorar” los blogs de la competencia, establecer un top 10 de bitácoras que sean nuestro “benchmarking” y a partir de allí desarrollar nuestro propio estilo.

Empecé escribiendo sobre la actualidad de social media, herramientas o nuevos gadgets, pero me di cuenta de que esos posts se desvanecían en poco tiempo y que otros blogs  lo hacían mucho mejor. Decidí dar otro giro e incorporar un poco de análisis personal para demostrar mi know how; tratar temas propios con un poco de investigación y sobre todo que fueran útiles para mi público. Fue entonces cuando decidí utilizar la fórmula de los casos de estudio. Posts como “Coca Cola, Starbucks y Best Buy: casos de éxito con un enfoque 2.0 ó Tú sí que sabes, casos de éxito de abogados 2.0 requirieron muchas horas de investigación, pero siguen siendo de los más leídos, aunque haya pasado el tiempo. La gente valora la información exclusiva. Además esa investigación me permitió aprender cosas nuevas y luego las compartirlas con mi comunidad. A fin de cuentas de eso se trata el mundo 2.0.

Dejar largos períodos sin publicar

Como la temática inicial no me apasionaba, empecé a verlo como una obligación y no como un placer (como lo es ahora) y empecé a dejar mucho tiempo entre un artículo y otro. Luego me fui de vacaciones y cerré el chiringuito durante un mes. A la vuelta dejé pasar aún más tiempo porque no sabía cómo retomar. En ese momento estuve a un paso de abandonar.  Luego me lo pensé y entendí que un blog es como un hijo, al que hay que alimentar, dedicar tiempo y mimar.  Por eso hice un relanzamiento cuatro meses después, con un nuevo diseño, nueva temática y un ímpetu renovado.

Para mi este fue el mayor tropiezo: tener que empezar sobre lo ya empezado.  Por eso os recomiendo que antes de escribir la primera letra, os mentalicéis que tenéis que ser constantes y si es posible fijaros una frecuencia de publicación (semanal, dos veces por semana, diariamente), en función del tiempo que dispongáis y de la complejidad de nuestros posts. Reconozco que a veces por culpa del día a día no logro seguir esa periodicidad y que he dejado pasar demasiado tiempo entre uno y otro post.

No tener un calendario editorial

Enfrentarme al papel en blanco sin tener ni idea de lo que iba a escribir era sumamente frustrante. Me causaba un bloqueo mental y una sensación de impotencia, además de ser muy desagradable no poder recordar aquél tema que hace unos días se me había ocurrido. Mi memoria es muy mala, así que empecé anotando en un papelito los temas que se me iban ocurriendo, pero luego no podía encontrar el dichoso papelito (¿mencioné que mi memoria es muy mala?). Entonces decidí crear un Excel con mi calendario editorial y luego me pasé a Evernote. Sea cual sea el sistema que uséis, lo importante es tener en un solo sitio los temas que habéis pensado y tener acceso en cualquier parte, porque no sabemos cuándo y dónde nos puede llegar la inspiración.

Medir el éxito sólo por el número de visitas

Mis primeros meses como bloguera me pasaba revisando las estadísticas de visitas dos o tres veces al día. Al principio no me leía ni el “tato” y empecé a desanimarme. ¿Vale la pena todo este esfuerzo?, pensaba. Pero es que yo sólo me fijaba en las visitas, pero luego entendí que debía evaluar otras cosas como : ¿cuántos nuevos seguidores en Twitter o contactos en Linked-In, comentarios o nuevos seguidores en el blog y qué tipos de posts funcionan mejor.  Ahora sé que lo importante no es cuánta gente lea tu post hoy, sino que poco a poco vayas dejando huella, generando una base fiel de lectores que vayan a tu sitio con regularidad porque les gusta tu trabajo.  Las visitas vendrán por añadidura.

Linked-In ha sido una gran fuente de tráfico, porque comparto en grupos afines a la temática de mi blog y por eso he conocido y contactado con profesionales muy valiosos, una verdadera mina para seguir adelante. Así que mi blog me ayuda mucho a hacer networking con personas que comparten mis intereses. El número de visitas es aceptable (aunque siempre mejorable), pero  lo importante es que va subiendo.  No ha pasado un sólo día desde el relanzamiento en que no haya llegado alguien a mi casa. No pretendo ser un medio de comunicación, ni “forrarme” con mi blog. Sólo quiero que la gente me respete como profesional y seguir aprendiendo de quienes me voy encontrando.

Escribir sin pensar en el SEO…y después obsesionarse con el SEO

Como bloguera principiante caí en el error de dejar mis primeros posts únicamente al impulso de la inspiración. No diseñé una estrategia de keywords por las que quería que la gente me encontrara, me identificara y llegara a mi blog, tal vez porque no sabía cuáles eran mis objetivos. Poco a poco fui comprendiendo que el posicionamiento en buscadores es importante y fue cuando caí en el error contrario: el de obsesionarme con las keywords, dejando de lado el contenido. Mi consejo hoy es buscar un equilibrio porque tan importante es el SEO como la calidad del contenido. Lo verdaderamente difícil es conjugar ambos.

Creer que la gente lee tus posts de principio a fin

¿Quién me creía yo para pensar que alguien iba a leer aquellas primeras sábanas de texto? Que conste que todavía escribo posts demasiado largos (como el que estáis leyendo), pero al menos ahora intento ponérselo fácil a un lector que sólo quiera quedarse con las ideas clave. Por eso utilizo negritas, antetítulos y separadores de texto.

No citar a otros blogueros

No porque utilicemos referencias de otros blogs somos menos expertos (sólo sé que nada sé) o menos profesionales. Siempre hay algo que podemos aprender de los demás y si es así, ¿por qué no compartirlo? Además, comentar y participar en otros blogs también puede ser una forma de atraer tráfico al nuestro.

Olvidarse de responder a los comentarios

El primer comentario que recibí me pilló en un mal momento y tardé varios días en contestar. No sabía muy bien qué contestar y le resté importancia. Hoy sé lo crucial que es contestar a todos los comentarios porque crea “engagement”, es decir, lectores fieles que vuelven a tu blog porque perciben que detrás hay una persona con la cual se puede intercambiar ideas, incluso si no estamos de acuerdo.

No reservar tu domino desde un principio

No por ser el último punto es el menos importante, pero sí el que más vergüenza me da, porque aún no lo he corregido. Cuando llevas un año con tu blog da mucha pereza la migración a un nuevo espacio, pero es “justo y necesario… y en mi caso “urgente”. Ningún blog que se precie puede terminar con el apellido .wordpress.org. Sí, amigos, tengo que mudarme ya pero ya… Y estoy en ello. Pronto presentaré mi nueva casa en sociedad.

Si de veras os habéis decidido a tener un blog y tenéis todas las intenciones de mantenerlo, empezadlo desde un principio contratando un buen servicio de hosting y con vuestro dominio (recomiendo pillar el dominio con nuestro nombre completo para evitar que cualquier gracioso se le ocurra cogerlo y escribir tonterías a vuestra salud!). No importa si después nos decantamos por utilizar una url con las keywords relacionadas con la temática del blog, debemos tener bajo control nuestro nombre, porque es nuestra identidad digital.

Todavía me quedan algunos puntos, pero no quiero alargarme más…no vaya a ser que os durmáis leyendo este post. Prefiero dejaros a vosotros blogueros para que comentéis qué otras lecciones habéis aprendido en vuestra andadura. Seguro que podéis añadir más errores, consejos y reflexiones.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Y si este post te ha parecido útil, compártelo !!!!

Nuevas profesiones digitales: el Chief Blogging Officer (CBO)

Cada vez más empresas se dan cuenta de que sin un blog su estrategia de marketing y comunicación es un tanto “descafeinada”. De la necesidad de gestionar una mejor presencia en la blogosfera surge una nueva figura: el chief blogging officer

blogs, chief blogging officer, profesiones digitales, socialmediaAnoche tuve un sueño. Soñé que otra comunicación era posible; que las empresas eran cercanas, abiertas, transparentes, que escuchaban a sus clientes actuales y potenciales y que ello se notaba en sus decisiones. Soné que los políticos, gobernantes, directores generales y otros puestos de responsabilidad verdaderamente rendían cuentas y ofrecían información relevante sobre su gestión. Que se bajaban del pedestal y se volvían seres humanos con ayuda de las nuevas tecnologías. En mi sueño, esto era posible por las redes sociales, pero sobre todo por una herramienta tan poderosa como útil: el blog.

 Al despertar, pensé “qué bonito sería ese mundo ideal”, en el que existieran más bitácoras de CEOs y blogs corporativos que no me hablen solo de lo maravillosa que es su empresa, sus productos o su política de RSE, sino que me ofrezcan información útil; que me expliquen cosas que no sabía sobre su sector, que me seduzcan como consumidor y que alguna que otra vez den la cara cuando las cosas se ponen feas. Blogs que me hablen en primera persona, en los que yo pueda comentar y entablar un diálogo directo y cercano. Blogs corporativos, personales, profesionales de los CEOS, blogs temáticos, blogs de expertos, blogs para comunicación externa, interna y un muy largo etcétera.

Ciertamente en España y América Latina aún nos queda mucho para llegar a este mundo idílico de mi sueño. Pero no seamos tan pesimistas. Ya son muchas las empresas que ven la necesidad de adaptarse a un nuevo paradigma de comunicación, de ofrecer una alternativa al estilo pomposo y de autobombo de la comunicación corporativa tradicional. Algunas empresas incluso se han dado cuenta de que para hacer esto no basta con las redes sociales, hay que producir contenido propio, original y útil, contenido que los usuarios compartan, enlacen y popularicen.

Se equivocan los que pronostican que los blogs están pasados de moda, que es un trabajo innecesario. Todo lo contrario, conforme pasa el tiempo, cobran más relevancia para las empresas y profesionales… por eso es que cada vez hay más. Cuánta razón tiene Alfonso Alcántara cuando afirma que “sin el blog somos sintecho digitales, todo el día tirados en las redes sociales”, una afirmación que desarrolla muy bien Inma Jiménez en el post que lleva el mismo título. Alguien debería encargarse de poner a punto estas “casas digitales”, alguien que conozca a la empresa, su sector y que sobretodo, conozca los usos y formas de comunicación del mundo de la blogosfera.

¿Cómo surge el Chief Blogging Officer?

Todo lo que describo en “mi sueño” ya se lo habían imaginado allá por el 2006 compañías tecnológicas líderes como Microsoft, Sun Microsystems, Dell, Oracle o SAP, y por supuesto las propias plataformas de creación de blogs como Blogger o WordPress. Poco tiempo después, los medios de comunicación tradicionales vieron en los blogs una forma de aportar valor, opinión y análisis de la actualidad. En la gran mayoría de los casos, esta nueva forma de comunicación y conexión con el público fue sumamente exitosa.

A partir de allí se extiende a prácticamente a todos los sectores. Hoy por hoy tener uno o varios blogs es un “must” para multinacionales como Coca Cola, Starbucks, General Motors o Marriott. En España también encontramos algunos blogs corporativos de grandes marcas como Telefónica, Iberia, Danone o El Corte Inglés, aunque ciertamente muchas empresas del Ibex 35 y sus directivos aún no cuentan con esta potente herramienta. Estos son los mejores blogs corporativos españoles según la agencia de social media Territorio Creativo.

Habiendo entendido la potencia del blog como herramienta de comunicación más cercana, directa y como la mejor forma de aportar contenido propio y original a sus perfiles en redes sociales, muchas empresas empiezan a requerir de alguien que diseñe una estrategia coherente de blogging, coordine, gestione y dinamice el blog corporativo o la comunidad de blogs (muchas empresas tienen más de un blog) e incluso se encargue de las relaciones con blogueros externos para acciones de “blog marketing” (Vea. 10 consejos para que un blogger no te dé con la puerta en las narices). Surgen preguntas como ¿quién dentro de la empresa puede ejercer esta función? ¿Puede subcontratarse a un freelance? ¿Qué perfil debe tener el Chief Blogging Officer? ¿Debe mi empresa tener uno?

Perfl del Chief Blogging officer

¿Quién sería la persona ideal? ¿Alguien de comunicación? ¿Un freelance? ¿Un directivo que escriba de su puño y letra, asesorado por el Departamento de Comunicación?

Pocas empresas quieren dejar esta función en manos de un externo, lo cual tiene sentido porque quien sea su voz  en el mundo online debe poder entrar “hasta la cocina”, tener acceso a información relevante y muchas veces sensible, y además un contacto directo con el director general, responsable de comunicación y marketing, y en algunos casos hasta sentarse en los consejos de administración. Siendo realista, en España es un bastante complicado tener ese nivel de confianza con alguien externo, aunque todo dependerá de la temática del blog, la sensibilidad de los temas que se traten y de la propia situación de la compañía en el mercado.

Un consultor externo experto en la blogosfera podría orientar sobre las líneas guías de comunicación, los objetivos, el estilo que mejor se ajuste a la personalidad de la compañía, establecer líneas editoriales, sugerir una frecuencia de publicación y supervisar los contenidos. Pero la moderación de los comentarios y escribir en nombre de un directivo o del propio director general—en mi opinión—es mejor que lo haga alguien de dentro. A menos que la estrategia sea buscar una voz “independiente” como fue el caso de Robert Scoble, bloguero de cabecera de Microsoft con su blog Scobleizer  y autor del libro “Nacked conversations“, que describe cómo los blogs han cambiado la comunicación de las empresas en EEUU.

El chief blogging officer es una figura que pocas o casi ninguna empresa española tiene como tal, en el sentido de que sea alguien que se dedique única y exclusivamente al blog o a los blogs. Suele ser alguien del departamento de marketing o comunicación o varias firmas que dan voz a diferentes áreas dentro de la empresa (una modalidad que es muy útil para propósitos de comunicación interna y transmisión de conocimiento).

En Estados Unidos lo suele hacer alguien con amplia experiencia en la blogosfera, que conoce a la comunidad de blogueros y que si es alguien de dentro de la empresa es relevado de otras funciones para dedicarse casi en exclusiva al blog y todas las tareas relacionadas. En otras ocasiones son los propios directivos quienes transforman su propio blog personal-profesional en una ventana de diálogo sobre temas de la empresa y del sector.

En este sentido, según Enrique Dans, cuando se trata de empresas cotizadas “la espada de Damocles de las reglas de comunicación en lo que a la esfera bursátil se refiere son los llamados “forward looking statements y la necesidad de conocer las reglas directamente, porque no hay blog que sobreviva la supervisión detallada de un tercero que lo filtre y lo modere”.

No es el quién sino el qué

Quien sea el encargado dentro del organigrama empresarial y el perfil profesional que mejor se ajuste va a depender directamente de los objetivos que tenga la empresa. La cuestión es dejar de pensar “ey, mi competencia tiene blog, así que yo también debo tenerlo” a ver al blog como una herramienta que debe servir para un propósito en concreto.   A continuación algunos objetivos que podrían plantearse:

  • Comunicación y establecimiento de relaciones con clientes y stakeholders
  • Posicionamiento de la organización o de sus directivos como expertos en un sector o tema determinado
  • Posicionamiento SEO (lograr tráfico a la web y obtener enlaces entrantes y salientes)
  • Reclutamiento de personal
  • Canal de venta indirecta y generación de marketing viral
  • Gestión del conocimiento (comunicación interna)
  • Coordinación de grupos de trabajo (comunicación interna)
  • Difusión de la cultura corporativa y alineamiento estratégico (comunicación interna)

Y tú, ¿qué otros objetivos plantearías para una estrategia de blogging? ¿Crees que la figura del Chief Blogging Officer tiene cabida en la mentalidad y organigrama de las empresas españolas?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en:

Google+

10 consejos para que un blogger no te dé con la puerta en las narices

Las marcas se están dando cuenta del poder de los bloggers como influenciadores online, pero ¿saben cómo tratarles para que su acercamiento sea efectivo? Aquí algunos consejos.

Nueve de la mañana. Bandeja de entrada, nuevo correo de una agencia de comunicación que no me suena de nada. Asunto: “nuevo servicio tal, una revolución en XXX…”

“Estimado blogger:

Felicidades por tu blog, es muy interesante y está muy bien escrito. Hemos pensado que podría ser de tu interés el nuevo servicio que nuestro cliente XXX acaba de lanzar al mercado, convirtiéndose en una auténtica revolución en el sector de XXX, porque …. Te invitamos a visitar (web de la empresa) y te adjuntamos información (nota de prensa), por si crees que a tus lectores les puede resultar interesante conocer un poco más de las nuevas tendencias en lo que a xxxx se refiere. Si tienes alguna duda, consulta o quieres tener más datos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Un saludo, Agencia de Comunicación tal y pascual.

blog marketing, bloggers, marcas, redes sociales, marketing onlineLa primera imagen que se me vino a la cabeza al ver este mensaje fue la del becario de turno con la típica base de datos en Excel subrayada con colorines mandando correos a diestra y siniestra “a ver si alguno pica”. Un listado confeccionado de prisa y corriendo para complementar el envío de la nota de prensa a los medios convencionales y poder presumir de más “impactos” ante su cliente. Un mensaje estandarizado, como quien tira panfletos desde un avión sin saber dónde van a ir a parar.

No voy a negar que me hizo gracia figurar en esa base de datos porque mi blog es relativamente nuevo. Pero pasado el efecto ego, entendí que posiblemente era una mentira gorda eso de que mi blog “le parece interesante”. Y no porque yo dude que lo sea, sino porque se notaba que no había leído ni uno solo de mis posts, ya que proponía un tema que no encaja en la temática que trato. De allí que en lugar de hacer la reseña del servicio en cuestión, hablaré sobre algo que creo que sí “puede ser interesante para mis lectores”

Creo oportuno reflexionar —e invitar a que vosotros también lo hagáis — sobre las técnicas de blog marketing o las acciones que hacen las empresas para influir sobre los bloggers para que hablen de un producto o servicio, gratis (léase por la cara). ¿Cómo obtener buenos resultados en esos acercamientos o cuanto menos que no pongan tus mail en la carpeta de spam? Aportaré mis puntos de vista desde tres perspectivas: la del periodista (trabajé 5 años en diferentes medios); la de la agencia de comunicación (6 años), pero fundamentalmente, la de blogger (oficio reciente, pero apasionante). A continuación algunos consejos de sentido común, que lamentablemente, a veces es el menos común de los sentidos.

Antes de la acción de marketing

1. Identifica los blogs que se relacionan con la temática de tu producto y léelos antes. Cuando hablo de identificar, no me refiero únicamente a hacer una base de datos, utilizando buscadores de blogs como Technorati  o Google Blog Search  que son sumamente útiles para encontrar las bitácoras más influyentes por temática. Más allá de un simple listado, es importante evaluar aspectos como su frecuencia de publicación, cuál es su público, si han hecho reseñas de otros productos o servicios con anterioridad y si publican el número de visitas o seguidores. Sigue el hilo del blog roll (lista de blogs recomendados) para ver su comunidad de bloggers. Y sobre todo, antes del primer contacto, haz el favor de  LEER EL BLOG. A los bloggers nos encanta que nos lean… para eso somos bloggers.

2. Haz un primer acercamiento, pero sin que se te vea el plumero. Una vez que tienes identificados tus blogs “target”, ya puedes empezar a asomar la patita, pero sin intentar entrar directamente. Haz una primera toma de contacto para conocer quién es el autor, a qué se dedica, qué le gusta. Puedes empezar a seguir al blogger en redes sociales y un buen día hacer un “comentario inocente” en el blog, pero siempre desde un perfil y tono personal, aunque sin ocultar que trabajas para una marca. La idea es empezar a construir una relación, pero sin pedir nada a cambio… ya habrá tiempo para eso.

Al momento de la acción

3. Nada de “estimado blogger”. Personaliza. Detrás de cada blog, hay una persona y a todos nos gusta sentirnos especiales. El “estimado blogger” es lo mismo que decir que piensas que somos “del montón” y –con todo respeto—denota una gran falta de profesionalidad. Si no te has tomado el trabajo de saber a quién te diriges, mucho menos te has preguntado ¿por qué ha de interesarle escribir sobre tu producto o servicio? Esta frase de Enrique Dans resume muy bien lo que quiero decir: “cuando trabajas con personas, el one size fits all no existe”. 

4. Piensa en los lectores no en tu marca. Encuentra una percha convincente de por qué a los lectores de ese blog podría interesarles la información que ofreces. Proporciona datos, estudios de mercado, tendencias que apoyen la novedad de tu producto. Recuerda que no es su obligación escribir sobre tu producto y si este no ofrece ningún valor añadido, no tienen por qué decir que es “la bomba”.  De hecho, podría pasar que no sólo no lo digan, sino que escriban sobre lo malo que es.

5. Nunca dejes el asunto en blanco o envíes un texto excesivamente comercial. Recuerda que los bloggers se comunican entre ellos, forman una comunidad. Errores de comunicación tan básicos como este o como poner en copia vista las direcciones de correo da mucho morbo para echar unas cuantas risas. Recuerda que el objetivo de tu comunicación no es vender el producto, sino aportar información sobre el mismo.

6. Usa un tono cercano, evitando el lenguaje excesivamente corporativo. La amabilidad y la cercanía demuestran que eres empático, que te interesa lo que hace tu interlocutor. Crea sintonía. Evita expresiones propias de la correspondencia empresarial: “estimado, atentamente, Doña, don, etc. Usa frases en condicional, nunca en imperativo.

7. Sin medias tintas, al pan pan y al vino vino. Si quieres que te publiquen una reseña “por la cara”, dilo claramente y si ofreces alguna contraprestación económica o en especie, explica exactamente de qué se trata (sin ser excesivamente burdo). No todo es económico, a veces puede bastar con un enlace puntual desde tu web a su blog. Pero lo más importante es no caer en ambigüedades que te hagan perder tiempo a ti y al blogger en cadenas interminables de mails.

8. Lo bueno si es breve… y lo malo… mejor que lo sea también. No escribas mails excesivamente largos con la retahíla de lo maravilloso que es tu producto, ni pegues la nota de prensa al cuerpo del mensaje. Eso sí, asegúrate de que aparezca tu nombre, cómo contactar contigo y la empresa o agencia para la que trabajas.

¿Y después, qué?

9. La paciencia es una gran virtud, no acoses. Recuerda que tus tiempos y los de los bloggers no son los mismos. Por eso decía que es importante ver la frecuencia de publicación, porque muchos bloggers no nos dedicamos exclusivamente a nuestra bitácora (hay vida después del blog) y por lo tanto, publicamos 1 ó 2 posts semanales (algunos incluso cada 15 días). Si tienes prisa, habla con una agencia de noticias, no con un blogger. No se te ocurra imponer una fecha de publicación, que te manden el texto antes de publicar, ni sugieras correcciones, a menos que haya información relevante que pueda aportar algo nuevo.

10. Es de bien nacido ser agradecido. Si ha publicado, agradecer y mantener el contacto… y también el tipo. Que haya publicado una vez no significa que cada vez que quieras lo tiene que hacer. No envíes una nueva comunicación o campaña a la semana siguiente. Mejor espera un tiempo prudencial y en ese tiempo, monitoriza el blog y mira la reacción de sus lectores al post que has promovido.

Reflexiones finales

Los blogs son una herramienta de comunicación muy potente para segmentar por temática y público objetivo. Hay bloggers que tienen más lectores que algunas publicaciones especializadas, pero sobre todo,  esos lectores suelen ser más fieles y activos.

Nuestra independencia es uno de nuestros mayores activos para los bloggers que no escribimos para “forrarnos”. Una empresa puede invitarnos a un concierto, viaje, hotel, a unas cañas o hasta enviarnos flores el día de nuestro cumple, pero eso no garantizará una mención positiva. Tal vez estemos más atentos a las novedades de esa marca, pero sólo escribiremos lo que consideremos relevante porque eso es lo que esperan nuestros lectores, una opinión sincera. Si quieres publicidad, haz una campaña de SEM y por supuesto ¡paga!

No pretendas desarrollar una acción con bloggers de la noche a la mañana. Hay que tomar un tiempo– de entre 3 y 6 meses antes dependiendo del tipo de acción y del sector– para preparar el terreno, identificar los blogs, leerles, tomar contacto, conocerles y que te conozcan.

A los bloggers no se les puede tratar como periodistas, aunque algunos lo seamos o lo hayamos sido en el pasado (no enviar notas de prensa, no confirmar que la recibimos, no preguntar cuándo sale el artículo). Los periodistas estamos más acostumbrados a tratar con las marcas, pero muchos bloggers no son periodistas y consideran estas conductas como una intromisión que sienta francamente mal. El blog es nuestro espacio de libertad, donde somos nuestros propios jefes de redacción y nadie nos mete presión. “¡Es mi blog y si digo que no es no!”  (interesante artículo sobre la percepción de una blogger)

Las empresas deben adaptar su comunicación al peso que ganan los bloggers como influenciadores online. Si van a hacer acciones con bloggers con cierta frecuencia, lo ideal sería contar con alguien que esté en el mundillo y entienda los códigos y usos de esta forma de comunicación.

Atención, agencias y gabinetes de prensa ¡No os equivoquéis con los bloggers! Queda fatal.

Y tú, ¿qué más sugerirías a las empresas para sus acciones de blog marketing?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en

Google+

Si este post te ha parecido interesante o útil, compártelo!!!

Y el Liebster Award es para …¿mí?

Statu quo se está haciendo mayor. Ha sido nominado para un Liebster Award

Liebster Award, blogs, nuevos blogs, marketing, redes sociales, social media¿Os cuento un secreto? Hará unos cuatro meses decidí “darle caña a mi blog”, observar, investigar, hacerme preguntas y comunicar lo que voy descubriendo. Pensé que era un buen momento para hacerlo, porque tengo el tiempo que nunca antes había tenido, porque soy periodista y porque cada día me apasiona más lo que da de sí la comunicación 2.0, las redes sociales y el marketing en Internet, un campo en el que llevo un año formándome.

Lo confieso. “Estoy enganchada a mi blog”, ahora no puedo parar, me lo tomo muy en serio, a medida que veo que la gente empieza a leer mis posts, comentar y seguirme en redes sociales, siento la obligación de hacerlo bien, mimar a mis lectores, cuidar mis artículos, pensar bien lo que voy a decir para no meter la pata. He descubierto un espacio de libertad que no tenía en el periodismo y en la comunicación tradicional, un sitio para ser yo misma, escribir en primera persona y dirigirme a vosotros de tú a tú; algo impensable en los medios de comunicación, donde escribimos para el gran público, anónimo, lejano y pasivo.

Ahora una confesión. No me lo podía creer, me quedé con cara de póker cuando la agencia catalana SnowBall Studio me anunció por Twitter que había nominado mi blog para el Liebster Award. Os lo agradezco muchísimo, me habéis dado una dosis de vitaminas para continuar, porque vuestra nominación es totalmente desinteresada (no me pedís nada a cambio) y porque según me habéis dicho, pensáis que mis posts aportan valor y los contenidos son de calidad, están bien escogidos y cuidados. Que esto venga de unos profesionales como vosotros y además bloggers, “no tiene precio” (no se puede pagar con Visa).

Esta es precisamente la filosofía los premios Liebster (en alemán, atractivo, fresco), que por lo que he investigado, se inician en Alemania en 2010. La idea es que los propios bloggers reconozcan el trabajo de sus compañeros que empiezan a abrirse paso y que a través de una “cadena de nominaciones” ayuden a difundir las bitácoras que consideran que vale la pena leer en sus respectivas áreas profesionales. Es una palmadita en la espalda para los que empezamos y vaya por Dios ¡qué bien sienta estar nominado!

Y como dice el refrán que es de bien nacido ser agradecido, los nominados tenemos que recomendar a otros 11 compañeros bloggers y contar 11 cosas sobre nosotros y nuestro trabajo en la blogosfera.

Allí ya se complica un poco la cosa, porque hay mucho, pero que mucho talento allí fuera (qué pena que ese talento se esté desperdiciando o escapando de España), grandes profesionales, que escriben divinamente y que saben un montón. He tardado en publicar mis nominaciones porque me ha sido sumamente difícil escoger. Esta es mi lista de nominados, la mayoría de los cuales sólo conozco a través de sus blogs (es decir, no hay sobres de por medio). A ellos les digo, “tu sí que vales”:

@CristinaVives3 por Comunicar en tiempos inciertos 

@AngelesGtrrez por Apasionada de las redes sociales 

@nuriasamper por El Blog de Nuria Samper 

Isabel García Muñoz  por Caras de la Información  @CarasdelaInform

@EmprendeIdeas por Ideas para Emprender 

Los siguientes blogs se alejan de la temática marketing, comunicación, social media y tecnología, pero me gustan por su originalidad y porque han aprovechado nichos poco explotados. Se lo están currando un montón.

@Edumayormu por Esto es cuenca 

@JesusNavarrotor por Amor Cruel 

Y ahora viene la segunda parte, hablar un poco de Statu quo un espacio para debatir, compartir y aprender. Es raro, yo siempre entrevisto y ahora me entrevistan a mí. Estas son las preguntas que me han planteado desde SnowBall Studio y estas mismas (es que son muy buenas) son las que planteo a mis 11 nominados.  Vamos allá:

¿Por qué creaste tu blog?

Quería una plataforma para poder expresarme libremente, una bitácora para compartir lo que voy descubriendo en mi área profesional y un espacio para analizar lo que está allí fuera (reflexiones sobre la sociedad). Ciertamente, mi blog tiene un propósito de branding personal, para qué nos vamos a engañar, pero a la vez me obliga a aprender, investigar y crear. Nuestra mente también necesita una dosis de ejercicio.

¿Sobre qué temática te gusta más escribir?

Comunicación online, marketing en la red, ideas innovadoras de negocio (a ver si se nos enciende la bombilla y salimos de esta crisis), ciberactivismo. En definitiva, influencia de Internet en la sociedad cómo está cambiando nuestra forma de ser y hacer.

¿Cuál crees que es tu mejor post y por qué? (No el más comentado o compartido, el que consideres mejor. Adjunta el link)

No sé si es el mejor, pero es el que más cariño le tengo, porque relata una experiencia muy personal. Es un post que se sale completamente de la temática del blog (incluso tuve que crear una categoría nueva), pero que creo que era mi deber escribir y transmitir. Se llama “Mirándonos el ombligo”. Trata de las personas que viven en la calle. En esta sociedad tan deshumanizada tenemos que dar un espacio en nuestra vida a la solidaridad.

¿Quién te gustaría que entrara en el mundo de los bloggers?

Voy a ser políticamente incorrecta y demasiado idealista. Me gustaría que algunos de los que nos han metido en esta crisis escriban su visión de cómo y por qué hemos llegado a esta situación y qué se puede hacer de ahora en adelante. También echo en falta más blogs personales-profesionales de CEOS de empresas del IBEX y políticos de primera línea.

¿Cómo decides cual será el contenido de tu blog?

Observo, me hago preguntas, estoy atenta a las noticias y cuando veo que hay algo sobre lo que podría investigar para compartir, lo anoto en mi calendario editorial (sí, como si fuera un periódico). Allí tengo mis keywords, los temas y la fecha prevista de publicación. Es una buena forma de organizarme.

¿Qué momentos y lugares te van como anillo al dedo para escribir?

Escribo en mi casa, después de las 12 de la noche, que es cuando termino mi actividad diaria. Sí, soy noctámbula y duermo 5 horas al día. Espero que no me pase factura.

¿Cuál es tu red social favorita y por qué?

Ahora estoy en la fase de amor con Twitter porque me gusta el dinamismo y la forma de conectar con la gente. Pero la que más uso es Linked-In, porque estoy trabajando el networking y quiero conectar con gente que comparta mis intereses, para un proyecto de negocio que tengo en mente. Chaaaan chaaan. No contaré más hasta que lo tenga enfilado.

¿Tienes algún post que te gustaría escribir y por alguna razón no puedes? ¡Confiésalo!

Desde hace tiempo tengo en la cabeza un post sobre política 2.0, en concreto sobre la comunicación de un partido político, cuyo nombre no voy a mencionar. Quería que alguno de sus miembros hiciera un poco de autocrítica en términos de su capacidad para conectar con el ciudadano. Era de esperar, ninguno de los que he consultado ha querido hablar.. ni siquiera han contestado que no querían hablar. Lo entiendo, a los políticos les cuesta hacer autocrítica, al día siguiente los obligan a dimitir y ya sabemos cuánto cuesta que un político dimita en España.

¿Destacarías alguna publicación reciente de algún blog? (Sea el blog/web que sea. Link, por favor)                                   Las 60 cuentas de Twitter con ofertas de empleo  de mi amigo virtual y periodista @manolorodriguez porque es un contenido sumamente útil en estos momentos y se sensibiliza con la situación de mucha gente.  Aunque yo creo que “si no hay trabajo, te lo inventas”. Vamos a tener que poner a trabajar nuestra imaginación.

¿Por qué crees que tiene algún sentido Liebster Award?  Me parece una gran forma para capitalizar el poder de viralidad en la red; del efecto recomendación y del boca a boca (IP a IP) y además en una causa no comercial, que es la de animar a nuevos bloggers a seguir adelante. Además, premia algo que es fundamental: la gente que crea contenidos y contenidos de valor para su comunidad.

¿En los momentos off-line qué te gusta hacer?

Participo en la Comunidad de San’t Egidio, un grupo que ayuda y acompaña a personas sin hogar, ancianos solos, extranjeros y todos los que quieran ser nuestros amigos en la calle. Si ves que alguien la está pasando mal, ¿cómo no le vas a ayudar? Los que estamos mejor tenemos una responsabilidad muy grande, allí donde el Estado no puede ni quiere llegar. Aparte de esto, disfruto las series de política y thrillers. Me gusta el cine y el arte comprometido y valiente, que nos haga reflexionar, cuestionar y pensar, menos “fast thought” y más deep thought.

Encuéntrame en:

Google+

Si te ha interesado este post, compártelo !!!!