ONG y redes sociales: claves para sobrevivir en la jungla 2.0

Hoy por hoy casi todas las ONG están en RRSS, pero lo tienen difícil para competir con empresas con más presupuesto y humanizar su causa. ¿Cómo utilizar la red para captar fondos? ¿Cómo acercar el mensaje a la gente y llamar a la acción? Aquí algunas claves.

Nunca como en tiempos de crisis ha sido tan importante la solidaridad, la búsqueda del bien común, mirarse en el espejo del que sufre, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Y nunca antes como ahora, los ciudadanos habíamos tenido tantas facilidades para informarnos, organizarnos y colaborar con causas solidarias. ¡Y todo ello gracias a Internet! La solidaridad 2.0, el activismo y la conscienciación en la red crecen, mientras descienden las ayudas y subvenciones estatales y de empresas privadas. Si no fuera por los donantes individuales, muchas organizaciones del tercer sector hubieran desaparecido y sus proyectos quedarían en el limbo. Para muchas ONG se impone la lógica de la supervivencia y la red está siendo este salvavidas.

Hace algunos años, Internet y las redes sociales eran cosa de multinacionales o una moda muy “chic” de unos cuantos “adelantados a su tiempo”. Hoy por hoy, son pocas las organizaciones del tercer sector que no tengan perfiles en redes sociales para sensibilizar sobre sus causas, pero sobre todo para captar donantes y nuevos socios (otra cosa es cuán activos estén esos perfiles y cuán bien estén funcionando). Es el llamado “fundraising” o social raising (referido tanto a las plataformas 2.0, como a los fines sociales a los que apuntan).

El resultado de este vuelco masivo hacia el mundo 2.0 es que estas organizaciones no sólo tienen que competir entre sí por captar la atención y llamar a la acción de su público target, sino que además se las tienen que ver con el resto de marcas comerciales, que suelen tener más recursos y personal para social media. Es tal el nivel de “infoxicación” en el público y tal la diversidad de causas que el usuario corre el riesgo de bloquearse:  que si salvemos los bosques, que si “ayudemos a combatir el hambre en el mundo, que si hay una situación de emergencia en tal o cual país, que si ayudemos a construir una escuela en un país del Tercer Mundo, que si hablemos de la situación de los niños en Asia o de la guerra de Siria.

Las ONG tienen ante sí el enorme reto de diferenciarse. ¿Cómo hablar de problemas lejanos y acercarlos a la realidad del país? ¿Cómo convertir el engagement de las redes sociales en socios o donaciones? ¿Cómo humanizar el mensaje sin abrumar? Son algunas de las cuestiones que surgieron en la Primera Jornada Social Raising: ONG+ Social Media + Fundarising, organizada por AERCO-PSM en Madrid.

En un ambiente distendido y en tono muy cercano, representantes de organizaciones ya consolidadas como como Greenpeace o Unicef, y otras más pequeñas como la Fundación Uno entre Cien Mil y Stop Sanfilippo, que han obtenido grandes resultados con un limitado presupuesto, nos hablaron de sus “casos de éxito” y de lo que han aprendido de su andadura en las redes sociales. A continuación os presento algunas claves sumamente útiles para que cualquier ONG pueda sobrevivir en la “jungla 2.0” y os aviso que la mayoría bien valen también para cualquier marca comercial.

El éxito no viene de la noche a la mañana, hay que preparar el terreno

Hace falta un trabajo previo de meses e incluso años para construir una comunidad fidelizada, comprometida con su causa, que difunda el mensaje y que esté dispuesta a pasar a la acción en el mundo offline. Bien lo supo Geenpeace España cuando necesitó movilizar a “su gente” tras la detención de su director general por una acción en la Cumbre del Clima en Copenhague.

ONG, redes sociales, solidaridad, 2.0, Greenpeace, Copenhague

La presión social a través de las redes sociales para su liberación fue tan apabullante gracias a que dos años antes Greenpeace había hecho un trabajo de fidelización en Twitter y Facebook (más de 100.000 seguidores y fans en 2009) y lanzado su blog en 2007. Es cierto que los beneficios de tener esta comunidad no serán inmediatos, pero usuarios tan activos supone el apoyo incondicional a sus acciones y una base de donaciones que le permite a Greenpeace ser completamente independientes (esa independencia es precisamente uno de sus atributos de marca).

Perder el control y entregárselo a la gente

Las ONGs como también sucede en el mundo empresarial suelen tener mucho miedo de romper el esquema de comunicación tradicional de EMISOR-RECEPTOR. En el entorno 2.0, la gente toma el rol de emisor, por lo tanto, no vale una comunicación unidireccional en la que se controla el mensaje, incluso si no nos gusta lo que se dice. Y mejor que así sea, porque un público pasivo, difícilmente llegará a la acción, por más información que se le proporcione. Una de las cosas que hacen muy bien las marcas comerciales y que algunas ONG ya están aplicando es contar con “embajadores de marca” o influenciadores online, que pueden “mover” consciencias o “defender” a la organización en un momento determinado.  Pero, ¡qué difícil es a veces conseguir este engagement! En el siguiente bloque, algunos consejos para hacerlo.

Acercar el mensaje, cuando se trata de realidades lejanas

Este es otro de los grandes retos para las ONG que trabajan en causas que están muy lejos nuestras fronteras (temas de cooperación al desarrollo, asuntos ambientales, refugiados, construcción de la paz, etc). Suelen ser mensajes muy complejos y situaciones cuya evolución es muy lenta en el tiempo. ¿Cómo emocionar y llamar a la acción? Aunque a veces resulta muy difícil, la clave es poner el tema en “agenda”, pero no únicamente en la agenda política, sino en la mente de la gente, hacer que piensen en ello”. ¿Y eso cómo se hace?

Poniéndole un rostro al problema, lo que se suele hacer a través de contar una historia (lo comentamos más a fondo en el siguiente apartado)

  1. Acercando el problema a la realidad cotidiana de la gente.
  2. Buscando las implicaciones para nuestra vida de ese problema que aparentemente es lejano
  3. Involucrando a los trabajadores de las ONG individualmente, como emisores de mensajes es muy útil porque a la gente le gusta que le hable otra gente, no un logo.
  4. Evitando la saturación de la gente con demasiados mensajes de emergencia, porque aunque en un primer momento funcionan bien, su efecto es cortoplacista. Se pierde el engagement ganado en un primer momento.

Una historia, una princesa, un villano, un héroe y un objeto mágico

story telling, tercer sector, ONG redes sociales, social storytelling

Antes hablábamos que la mejor forma de acercar el mensaje a la gente es “contar una historia”, pero no cualquier historia que suene a cuento chino, sino una capaz de generar emociones, sensaciones, implicar al espectador y hacerle actuar. ¿Qué ingredientes tiene que tener esta historia creíble y emocionante a la vez? José Carnero, CEO de la agencia de publicidad Kitchen y presidente de la Asociación Uno entre Cien Mil nos dice que una gran historia debe ser concreta (tangible), pequeña (abarcable) y accesible (implicante). Hay cinco elementos que no deben faltar para conseguir esta combinación, que son precisamente los elementos de todo cuento que se precie:

  1. El narrador: que en este caso es la propia ONG
  2. La princesa a la que hay que salvar: es la causa por la que luchamos
  3. El villano, que es el problema que queremos resolver
  4. El héroe, que siempre será nuestro público, quien se implicará y tomará como suyo el problema para finalmente “salvar a esa princesa”.
  5. El objeto mágico, que traducido al tercer sector, serían las diversas plataformas para captación de fondos (fundraising, crowdfunding), tanto en el mundo online como fuera de la red.

Fijarse objetivos claros y cómo medirlos

Cuando Unicef España decidió entrar en el mundo 2.0, al principio lo hizo sólo porque “había que estar”. Muy pronto sus responsables se dieron cuenta de que aquello sólo funcionaría si se tenía una estrategia definida, que además estuviera alineada con la estrategia de comunicación y la del resto de la organización. Y en ese momento fue cuando las cosas empezaron a caminar, no sin antes haber aprendido de los errores y de proyectos que no funcionaron. “En redes sociales, no se puede prever el éxito sin probar al ensayo y error”, comentan María Jesús Butera y Alejandro Fernández de Unicef.

El ROI no es una cosa únicamente de las empresas. También las organizaciones sociales deben poder medir los resultados de sus campañas, para lo cual hay que estar muy pendiente de temas como el tráfico a la web, el engagement de la comunidad y sobre todo de las conversiones, que supone saber el nivel de involucramiento de esos seguidores o fans en las acciones de la organización y su proceso para convertirse en donantes y socios. Como bien dicen en Unicef, el reto es convertir esos “likes” en “lives”.

El e-mail marketing no ha muerto…y también es social

Es un tema del que he venido hablando ya en otras entradas (Ver: ¿Ha muerto el e-mail marketing tal y como lo conocemos?). Es interesante observar cómo para organizaciones grandes como Unicef y Greenpeace—que ya tienen una marca potente–, el e-mail sigue siendo una herramienta potente para fidelizar a su comunidad, aquella que realmente está implicada. De hecho, en el caso concreto de Unicef, la mayor parte de la captación de fondos que viene por vía online, procede del e-mail marketing.

Pero si queremos que funcione, hay que hacerlo bien, no vale con comprar una base de datos externa y enviar a diestra y siniestra. Hay que ir construyendo poco a poco una base de datos propia, tener especial cuidado con el asunto en el envío—poner una frase impactante que incentive a abrilo—y no abusar en los envíos para no abrumar a la gente. Como hemos comentado en otras ocasiones en este blog, el futuro del e-mail marketing es la integración con las redes sociales y allí precisamente está la clave de su éxito.

Se puede hacer mucho, con poco dinero

Las ONG pequeñas y aquellas que comienzan tienen ante sí el gran reto de darse a conocer, crear comunidad y captar fondos con una “marca desconocida”. Y aunque es difícil, se puede hacer y se ha hecho. Una asociación como Stop Sanfilippo, dedicada a dar a conocer una enfermedad muy rara y recaudar fondos para la investigación ha logrado grandes apoyos—no solo a nivel de particulares, sino de grandes empresas. Su presidente, Emilio López, creó esta organización porque su propio hijo está afectado por esta enfermedad y todos los fondos para su funcionamiento vienen ya sea de su propio bolsillo o de donaciones. Emilio ha comentado que su éxito ha venido de integrar las acciones online, con los eventos offline. Y cada contacto personal, se lleva después al mundo online. El boca a boca dentro y fuera de la red ha sido determinante en su éxito.

¿Se puede cambiar el mundo? Realmente no lo sé, pero quiero pensar que si no se puede cambiar al menos sí se puede mejorar, por lo que el trabajo de las ONG es fundamental para mantener viva esa esperanza y salirnos del individualismo que a veces flota en nuestra sociedad. Y si las redes sociales son la expresión virtual de la calle, está claro que el tercer sector debe sacar el máximo partido a esa posibilidad de interconectar sensibilidades y emociones. Y tú, ¿qué otros consejos darías a las ONG para sobrevivir en la jungla 2.0?

Referencias:

Social Media y Captación de Fondos: el caso de Greenpeace España

Social Telling: el story telling del tercer sector

Social Raising en Unicef

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Cómo recuperé mi cuenta de Twitter

El pajarito de Twitter sigue sin decir ni pío, tras suspender miles de cuentas legítimas sin previo aviso. Algunas ya están siendo reestablecidas. ¿Qué hacer si la tuya sigue en el limbo?

cuentas de Twitter suspendidasEl 10 de mayo fue un “viernes negro” para miles de usuarios de Twitter que hemos visto como sin causa aparente nuestras cuentas habían sido suspendidas. Muchas cuentas eran completamente legítimas y no violaban ninguna de las normas de Twitter. Además, esto no solo afecta a las cuentas suspendidas, sino al resto de usuarios porque ven reducido el número de seguidores correspondientes a las cuentas que aún siguen suspendidas.

Ninguno de los afectados recibimos ningún mail previo de advertencia—como es política de Twitter– sobre que estuviéramos teniendo algún comportamiento inadecuado y que nos iban a “bannear. Por lo tanto, parece claro que se trata de un error técnico de grandes proporciones.

Cuatro días y cuatro “tickets de ayuda” después, mi cuenta ha sido reestablecida, aunque con el contador de followers y followings en cero. Aún así, es una buena noticia, no solo para mí, sino para los muchos que aún están en el limbo del “pajarito azul”, porque llevaría a pensar que se solucionará paulatinamente. Hay casos verdaderamente dramáticos de cuentas corporativas, cuyos administradores han visto esfumarse todo el trabajo de meses e incluso años de planificación, creación de una comunidad, interacciones y contenidos compartidos.

¿Qué hacer?

El restablecimiento de mi cuenta vino después de escribir al Centro de Ayuda de Twitter no una ni dos, sino hasta 4 veces (estaba de viaje y tuve que hacerlo desde otra dirección IP y por eso cuando volví a España lo hice desde mi ordenador habitual para que supieran que no había ningún tipo de suplantación). A partir del mail de auto-respuesta, contesté tanto en inglés como en español, utilizando un lenguaje respetuoso, sin demostrar mi rabia y explicándole que “no soy un troll”, que mi cuenta es profesional y pidiéndoles que me indiquen si ven algún comportamiento inadecuado. Esto es una forma de decir que vuestra cuenta es real y que no sois robots.

A partir de allí, os recomiendo cuatro cosas:

  1. Lograr que vuestros amigos pidan el restablecimiento de vuestra cuenta a través del hashtag #cuentassuspendidas con mención directa a @Twitter_es y @Twitter
  2. Eliminar de vuestro perfil cualquier aplicación de automatización que tengáis como puede ser Twitterfeed, al menos por el momento
  3. monitorizar el hashtag #cuentassuspendidas para estar al día de cómo va el proceso de restablecimiento de las cuentas
  4. Esperar con calma porque lo más probable es que os devuelvan la cuenta.

Os paso también varios artículos que han circulado estos días y que me resultaron sumamente útiles:

Cuenta suspendida en Twitter: case story de Hispaworks (solucionado)

Twitter suspende cuentas legítimas y cómo resolverlo

¿Volverán nuestras cuentas y seguidores?

Como he dicho antes, todo parece apuntar a que las cuentas legítimas serán reestablecidas, pero nadie sabe en cuánto tiempo ni si volverán los seguidores, seguidos y listas que han desaparecido. Es cuestión de paciencia, no preocuparse y ocuparse con algunos de los consejos que dije antes.  Si te han reestablecido la cuenta, pero sin seguidores/seguidos, es recomendable que empieces a tuitear con normalidad y yo por si acaso, voy a desactivar por un tiempo la automatización de tuits, aunque muchos colegas me dicen que no tiene nada que ver.

mi perfil en Twitter, tras el reestablecimiento de mi cuenta

Twitter, ¿hay alguien allí?

La única respuesta que recibimos los afectados por este fallo fue precisamente la ausencia de respuesta, lo que a mi modo de ver, dice mucho del manejo que está teniendo Twitter de esta crisis, además de enardecer los ánimos de todos los afectados, tanto directa como indirectamente. ¿De qué van en Twitter? ¿No se supone que la web 2.0 va de interacción? ¿No es cierto que muchas empresas incluso utilizan Twitter como plataforma de atención al cliente?

¿Dónde está el “help desk” de Twitter? ¿Hay alguien allí ? La atención al cliente del “pajarito azul” es la peor que he visto en mucho tiempo, porque simplemente no hay ninguna atención, ningún teléfono, únicamente la auto-respuesta que se genera cuando uno intenta apelar la suspensión. El perfil de ayuda de Twitter ayuda no publica desde el 2 de mayo.

Soporte técnico Twitter, cuentas suspendidas, social media

Creo que este será un punto de inflexión para Twitter, porque ha dejado de ser una plataforma “fiable” para muchos de nosotros. Entiendo que un fallo lo comete cualquiera, al final detrás de las máquinas hay personas, pero esas mismas personas debieron manejar la situación con un poco más de empatía: un comunicado, un tuit o algo que diera pistas sobre lo que ha sucedido y cómo actuar. También eché en falta una atención más personalizada, más allá del frío mail de auto-respuesta al ticket de ayuda.

Gracias a todos los del grupo de Facebook #SocialMedia Revolution que me ayudaron en tiempo real a aclararme en medio del caos, porque tuve la mala suerte de que me pilló de viaje, con limitado acceso a Internet y los ordenadores en un idioma extranjero. Ellos me informaron que no era un caso aislado, sino un problema generalizado.

Cinco cosas que aprendí de la suspensión de mi cuenta

  1.  Nada ni nadie es infalible
  2. Twitter va a ser cada vez más estricto en sus políticas de “seguimiento agresivo” y de automatización
  3. Dicen las malas lenguas que esto es producto de una “depuración” que hizo Twitter para detectar cuentas fraudulentas y malas prácticas… y que se les fue un poco la mano.
  4. Es curioso que haya sucedido poco tiempo después de que se conozcan los hackeos a varias cuentas importantes, como es el caso de la de AP, que hizo caer la bolsa de NY.
  5. Hay vida después de  Twitter… puede que incluso me plantee cerrar mi perfil. Voy a pensarlo fríamente pasado el cabreo inicial. Twitter me ha decepcionado.

Termino este post con una pregunta ¿qué tenemos en común los afectados por esta suspensión? ¿Es algo aleatorio o intencional? Tengo curiosidad.

Diana Campos Candanedo. Sígueme en:

Google+

Si mi experiencia te ha parecido útil, compártela para ayudar a otros en la misma situación.

Recetas 2.0 con ‘Cocinario’, una nueva red social Made in Spain

Cocinario, nueva red social de Cocina, social media, redes sociales, marketing onlineEn los tiempos que corren, tener un puesto “seguro” y bien remunerado en una multinacional es un verdadero “lujo”. Cualquiera se aferraría a ese trabajo como un clavo ardiendo. Cualquiera menos Laura Ibañez, una ingeniera industrial de 39 años que prefirió dejar la zona de confort que le ofrecía un cargo  directivo en DHL y emprender una nueva aventura llamada “Cocinario”, una red social española para los amantes de la cocina, que no son chefs profesionales.

Lanzada a finales de 2012, Cocinario  es una plataforma para los que cocinan en casa y funciona como una comunidad en la que se pueden compartir recetas, trucos y comentarios,  además de votar las recetas que más nos gusten.  Es una plataforma ideal para quienes les gusta cocinar y compartir sus platos, pero que no tienen tiempo de crear un blog de cocina.

El concepto general va en la línea de Funcook  pero con la diferencia de que Cocinario está programado desde cero, es decir no es de código libre, lo cual supone que no se tiene que adaptar el contenido a lo que la tecnología ofrece, sino que permite una gran dosis de versatilidad en las funcionalidades, que se van ajustando a las necesidades y sugerencias de los usuarios.  Es una red social que se va construyendo y mejorando constantemente con las aportaciones de los usuarios, el 2.0 en el sentido más amplio.

Esto es una verdadera innovación dentro del mundo de las recetas online, porque permite ir desarrollando “sobre la marcha” nuevas funcionalidades tanto de cara al usuario final como integraciones novedosas para los anunciantes.  El diseño es limpio y agradable, recordando más a un blog especializado que a una red social al uso.

Las redes verticales, la nueva evolución 2.0

Redes profesionales como Linked-In y Viadeo están allí para recordarnos que “hay vida después de Facebook y Twitter” y una vida muy intensa.  Ciertamente, las redes sociales horizontales o generalistas tienen una penetración muy grande y son altamente populares.  No obstante, las redes verticales o de nicho como pueden ser Cocinario o Geonick permiten una mayor segmentación del público en función de criterios más cualitativos, como los gustos, aficiones y la búsqueda de una utilidad práctica muy concreta.

Prácticamente hay una o más redes sociales para cualquier gusto o afición (mascotas, amantes de las motos, aficionados a los libros, viajes, deportes, etc.) y están teniendo mucho éxito aquellas que incorporan funcionalidades de búsqueda de información, consejos y reviews (opiniones de usuarios). Este tipo de plataformas son una verdadera “mina” para ciertas marcas que saben que llegarán a un público que verdaderamente está interesado en su sector, lo cual multiplica las posibilidades de que un mensaje sea recordado.  De allí que considero que pasada la “fiebre Facebook y Twitter” el mundo 2.0 irá moviéndose a las redes de nicho.

En el caso concreto de Cocinario, su creadora sostiene que se trata de un “nicho muy amplio”, es decir que su público objetivo es muy grande, porque no se circunscribe únicamente a las personas a quienes les gusta cocinar y quieren compartir lo que saben hacer muy bien, sino también aquellos a quienes no les gusta demasiado la cocina, pero lo tienen que hacer y necesitan recetas de “gente normal” que como ellos cocinan en casa.

Monetización

Cocinario, red social de cocina, social media marketing, redes sociales, InternetEste es el verdadero quebradero de cabeza de todos los que comienzan un proyecto de las magnitudes de Cocinario. ¿Cómo lo monetizan? porque está claro que de algo hay que vivir y el proyecto debe poder ser sostenible en el medio plazo.

Cuando entré a Cocinario, me pasé un buen rato buscando la “versión Pro” (debo reconocer que soy de las que cocinan porque no les queda otro remedio, pero eso sí, lo que es comer, sí que me gusta).  Cerrado el paréntesis, continúo con mi comentario sobre el modelo de negocio.  Me parecía que la mejor opción para un proyecto de estas características era un modelo “freemium”, que es el que usa la gran mayoría de start-ups tecnológicas: se ofrecen una serie de características gratuitas y otras funcionalidades más avanzadas y completas en versión de pago.

Pero Laura Ibañez asegura que su idea es que Cocinario sea totalmente gratis para todos los usuarios y en todas sus funcionalidades.  Dicho esto, la monetización vendrá de otra fuente: la publicidad online, que está creciendo a un ritmo vertiginoso, a medida que el papel se va convirtiendo en cosa del paleolítico.

Visto así, no parece mala idea: apuntar a un público target muy segmentado, vender publicidad de nicho, patrocinios y estudios de mercado para marcas afines. Como se trata de un público tan segmentado, esa publicidad debe venderse muy bien y mucho mejor a medida que vaya creciendo la red.  En menos de cinco meses, Cocinario ya cuenta con 1.300 usuarios registrados y 500 recetas publicadas.

“Siempre prevalecerá la sencillez y usabilidad de la web, lo que supone que Cocinario tendrá poca publicidad, y que no moleste”, comenta esta ingeniera industrial de 39 años.

Una reflexión final

Ahora me permito pediros que volvamos al inicio de este post.  ¿Por qué alguien con un buen trabajo y la seguridad de un salario fijo emprende semejante aventura? ¿Y en plena crisis? La respuesta de Laura  puede ser motivo de reflexión para otro artículo:

mi principal motivación fue justamente salir de mi zona de confort… necesito los retos y esa zona de confort hacía que me encasillara. Si no me ‘desencasillaba yo, nadie lo iba a hacer por mí”.

Cuando conozco a gente como Laura Ibañez, o David García Calvo, fundador de Ouner   o Pau Jené, creador de Geonick no dejo de preguntarme ¿los emprendedores nos sacarán de la crisis?  ¡Qué bueno es que no sólo estén emprendiendo aquellos que están en paro y no les queda otra opción!  Hay en este país mucha fuerza creadora.  Estoy viendo que ahora más que nunca, Internet está siendo el vehículo para canalizar toda esta creatividad.

Emprendedores como estos tienen el potencial, la decisión y la valentía de tener ideas novedosas y llevarlas a la realidad y esta es una vía para empezar a construir cosas nuevas.  Tal vez este país necesite un poco más de “desencasillarse” de los viejos moldes que han probado con creces que no funcionan.  Desde luego no es fácil aguantar el tirón, conseguir financiación y sobrevivir hasta que el proyecto empiece a ser sostenible.  Y tú, ¿qué sugerirías a estos emprendedores para ‘aguantar el tirón’? ¿Tienes algún proyecto en mente que quieras comentar?

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Si este post te ha parecido interesante, ¡compártelo!!!

Cinco estrategias para repensar la marca España

Hace unos días le pregunté a un amigo británico que lleva unos años viviendo en nuestro país cómo pensaba que era España antes de venir. Lo primero que me dijo es que en Reino Unido se conoce poco de España, más allá de los tópicos de fiesta, siesta, flamenco y sangría. Mi siguiente pregunta fue: ahora que llevas unos años aquí, ¿crees que se cumplen los estereotipos? Se quedó un rato pensando y me dijo. “Sois mejores de lo que yo pensaba y sois mejores de lo que vosotros mismos pensáis”.

Una respuesta tan breve como contundente que me lleva a pensar que más allá de los problemas objetivos por los que atraviesa el país, puede que también exista un problema de comunicación, un déficit de marketing, también en Internet.  Así lo explico en mi post anterior ¿Es España una marca blanca en Internet? Partiendo de este diagnóstico, me permito sugerir 5 estrategias para re-pensar la marca España…también en la red.

1- Recuperar la auto-confianza

Es muy difícil vender una buena imagen al exterior si uno mismo no se la cree. La pérdida de la auto-confianza es el primer gran reto para quienes están a cargo de gestionar el proyecto marca España. La imagen que más ha caído no es la exterior sino la que tienen los propios ciudadanos, cosa que es totalmente lógica dada la situación en la que muchos se encuentran. Los que ven sus perspectivas futuras negras o muy negras transmiten ese pesimismo, tanto dentro como fuera (es el caso de aquellos que se ven obligados a emigrar por la falta de oportunidades).

Las redes sociales, foros y otras plataformas online se están convirtiendo en un escaparate para transmitir—perdonad la expresión—este “cabreo colectivo”. Es importante empezar a dar la vuelta a esto y trabajar en mensajes positivos que ayuden a recuperar la auto-confianza también de puertas para adentro. Es algo difícil—aunque no imposible—, no se hace de la noche a la mañana y va a requerir constancia, no solo por parte del Gobierno (que resulta menos creíble), sino de las empresas y los propios ciudadanos.

Los mensajes deben ir enfocados a transmitir los puntos fuertes del país, sus empresas y de los propios españoles, encontrando noticias positivas—que las hay—pese a la crisis. En esta dirección apuntan campañas que vendían esperanza, como Razones para Creer de Coca Cola en 2010

… y más recientemente el “curriculum de todos” de Campo Frío. Son campañas han tenido una repercusión enorme en las redes sociales, donde se han visto más que en la televisión.

2- Construir un relato creíble, unificado y coherente

Ser percibido en el extranjero como un país divertido y de gente feliz está muy bien, pero no es suficiente. España tiene potencial para vender otros valores igualmente potentes y que en este momento nos pueden resultar más útiles, potencia deportiva, cultural y  ¿por qué no? la calidad de sus productos y la fortaleza de muchas de nuestras empresas que tienen presencia global.

Esta estrategia es impensable sin la ayuda de las propias marcas españolas con proyección internacional y de las empresas que quieran internacionalizarse sin complejos y decir abiertamente que son españolas. La marca España puede aprender y mucho de las estrategias de branding de empresas de la talla de Zara, Telefónica, Freixenet, Santander entre otras, que pertenecen al Foro de Marcas Renombradas  iniciativa que está apoyando directamente las acciones de re-branding del país en el exterior.

Esto ya es un muy buen punto de partida, porque hasta hace muy poco no existía un proyecto de Estado lo suficientemente ambicioso como para aglutinar a instituciones, empresas privadas y personajes públicos en la construcción colectiva de una imagen país coherente.

Es importante tener un relato creíble (lo que en comunicación se conoce como una equity story), argumentos bien pensados y mensajes coordinados entre las diferentes voces de la marca España. Pero además, estos esfuerzos tienen que verse plasmados en Internet, permitiendo tanto la comunicación como la interacción. Y aquí es donde el proyecto marca España presenta un hándicap importante, que esperemos que no se prolongue por demasiado tiempo.

3- Comunicar lo que hacemos bien… también en la red

En cualquier estrategia de hay que identificar claramente los puntos fuertes y empezar a construir este relato o equity story a partir de allí.

En este momento nos conviene incidir en las fortalezas del país en ciertos sectores económicos y empresariales pujantes; áreas en las que España es referente internacional y de las cuales no hemos sacado suficiente pecho. Nuevamente hablamos de empresas españolas con proyectos de alcance internacional como Renfe que ha exportado su modelo ferroviario de alta velocidad (AVE) a la línea Medina- La Meca; o Indra con sus servicios de gestión aeroportuaria en muchas partes del mundo.

Un buen ejemplo de esto es el vídeo de la consultora Grant Thornton Spain y que se titula  “La crisis desde un punto de vista diferente”.  Os invito a que le echéis un vistazo porque no tiene desperdicio.  Lleva más de  un millón de visitas en Youtube.

Además de incidir en nuestros puntos fuertes, hay que conocer las amenazas reputacionales—que en este momento son muchas—para tener argumentos preparados para mitigarlas y a la vez trabajar en neutralizar los estereotipos negativos asociados a la imagen de España (pereza, falta de productividad, retraso tecnológico, sinónimo de la Vieja Europa).

Como bien decía Emilio Lamo, presidente del Real Instituto Elcano en una reciente conferencia “no se puede ir contra los estereotipos, no es creíble… pero lo que sí podemos darles la vuelta”. Este es el gran reto, al que hay que echarle imaginación, recursos y mucha perseverancia.

4- Encontrar aliados e influencers online

La marca de un país es la suma de la marca de sus empresas, instituciones públicas y marcas personales influyentes. Recientemente Marca España ha escogido sus “embajadores”, españoles reconocidos y apreciados en sus respectivas áreas como Rafa Nadal, Antonio Banderas, Vicente del Bosque, entre otros, cuyo propósito es promover la imagen de España entre su público.

Ese mismo esfuerzo se puede y se debe trasladar al mundo online. En Internet se multiplican las posibilidades de ampliar el mensaje, ya que son los propios usuarios a través de sus cuentas en redes sociales quienes lo difunden  en sus comunidades online. Para que os hagáis una idea, Rafa Nadal tiene cerca de 4 millones de seguidores en Twitter; Fernando Alonso un millón y medio; Zara, 16 millones de fans en Facebook y más de 5.3 millones de personas siguen a Mango en la red de Marc Zuckerberg.  Pueden ser potentes  altavoces para  nuestro país. ¿Por qué no aprovecharlos?

Pero no solo se trata de segmentos de gran interés como la moda, el deporte o el cine, sino de otros “nichos de mercado” más selectivos y con capacidad de generar contenido interesante y cualificado que ayude a dar proyección a la marca país: universidades, escuelas de negocios, personajes con proyección internacional en la política Europea como Javier Solana, por mencionar algunos ejemplos.

5- Escuchar, escuchar y escuchar

Todas las grandes marcas que han tenido éxito en Internet parten de una premisa tan simple como importante: escuchar. Esto va más allá de un simple clipping de prensa. Se necesita una escucha proactiva y cualificada, que supone monitorizar en buscadores, redes sociales, foros, blogs sitios de review (Ciao, Trip Advisor), webs de otros países, etc. Ello a su vez permitirá detectar oportunidades de comunicación, posibles amenazas reputacionales, y potenciales interlocutores (hostiles o no), así como nuevos influenciadores online que nos puedan ayudar a mover el mensaje a través de la red. Desde luego esta monitorización no debe ceñirse a lo que se diga en España, sino también en nuestros mercados target: Alemania, Estados Unidos, América Latina y China. Una tarea titánica, pero necesaria.

Quiero terminar esta serie de artículos sobre marca España con dos reflexiones que resumen todo lo anterior. El proyecto marca España debe ser un tema de Estado—no de gobierno—y debe involucrar a todos los actores con suficiente voz como para influir, a ser posible de forma coherente y coordinada. Y en segundo lugar, la imagen de España no es un tema baladí, está teniendo un impacto directo en las empresas y los ciudadanos. Por lo tanto, la peor estrategia posible es no ocuparse.

Y tú, que más sugerirías para mejorar la comunicación de la marca España en Internet?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en

Google+

Si te ha gustado este artículo, compártelo !!!

¿Es España una marca blanca en Internet?

Existe un compromiso firme por relanzar la marca España, pero poco se habla de la imagen del país en Internet y redes sociales.  Aquí algunas claves.

Marca España, social media, estrategia online, redes sociales

Nunca antes como ahora ha sido tan importante hablar y replantear en serio la imagen de España, no solo en el exterior, sino también a nivel de los propios españoles, entre quienes recorre una sensación de pesimismo y desasosiego. Para nadie es un secreto que la imagen de España se ha deteriorado con la crisis, el paro, la situación de la banca, la burbuja inmobiliaria, el posible rescate, el debate secesionista en Cataluña y los últimos escándalos de corrupción. La cuestión ahora es ¿qué hacer?

Últimamente se ha hablado mucho de “relanzar” la marca España, como un compromiso de Estado, que involucra no solo al Gobierno, sino a las empresas, políticos y todos los actores con voz suficiente como para influir en la percepción del país dentro y fuera de nuestras fronteras. He seguido de cerca este tema y he asistido a no menos de cinco debates, ponencias, presentaciones de libros, foros y otros eventos en los que expertos de altísimo nivel han diagnosticado los problemas de la marca Españ

a y planteado ideas muy interesantes. Sin embargo—y este es el motivo de este post—en ninguno de estos encuentros se ha mencionado ni de refilón el papel de Internet en el pretendido lavado de cara del país.

Es algo que no deja de sorprenderme, porque a estas alturas creo que nadie pone en duda la importancia de Internet y de las redes sociales para hacer llegar los mensajes a más gente, conocer el clima de opinión sobre un tema determinado y localizar posibles “embajadores” que ayuden a proyectar una imagen más positiva del país. Creo que va siendo hora de replantearnos también la imagen de España en la red.

Por eso me tomé la libertad de hacer un pequeño ejercicio para contestar a dos preguntas. La primera es ¿qué información encuentra alguien que se interese por España cuando busca en Internet? Y la segunda. ¿Cómo se están utilizando los aplicativos 2.0 y las redes sociales en los esfuerzos de promoción de la marca España?

España en Google

Cuando queremos saber cómo nos perciben en Internet lo primero que hacemos es buscar nuestro nombre en Google. Este ejercicio de “googlear las palabras España y Spain lo realicé los días 15, 16 y 17 de marzo desde Google.com. Los primeros resultados están dentro de lo normal. El primero, la ficha del país en Wikipedia, seguida de resultados relacionados con viajes y turismo e instituciones que llevan el término España en su nombre (Gobierno de España, Banco de España) y la ficha del país en la web de la Unión Europea. Hasta allí todo muy bien.

Los problemas empiezan a partir del sexto resultado. Alguien que busque información sobre España, también podrá ver en la primera página de Google referencias

 negativas como el vídeo publicado por El País en el que soldados españoles golpeaban brutalmente a un detenido en Iraq, al igual que noticias relacionadas con la economía, el déficit y la deuda pública, que tampoco son demasiado halagadoras.

Para el término “Spain”, se encuentran todavía más las referencias de turismo, viajes y ocio (TourSpain, Visit Spain), el Factbook de la CIA, así como enlaces a noticias publicadas en medios anglosajones como el New York Times, Financial Times, Bloomberg o The Guardian. No tengo que decir cómo ha sido el tratamiento que estos medios internacionales han dado a la crisis española, por lo que la reputación para el término en inglés tampoco es del todo impecable. Recordemos que estos resultados pueden variar según la ubicación de quien teclee el término y cambian cada día en función del número de búsquedas en una web determinada.  Pero aquí lo importante es ver la tendencia en cuanto a los resultados de googlear el término España,.

Ya sabemos que una imagen vale más que mil palabras. Pues las imágenes que encuentra alguien que busque bajo los términos España y Spain, además de la bandera y el mapa, son referencias que ilustran muy bien nuestra historia reciente: playas, fútbol, toros, flamenco, edificios en la costa (sinónimo de burbuja inmobiliaria), molinos de viento, sangría y por supuesto, la paella.

El término Spain tiene 16.6 millones de búsquedas globales mensuales en Google y el término España tiene 25 millones. Pero cuando hablamos de búsquedas  como invertir en España, las cifras bajan sustancialmente a 3.600 búsquedas para el término en inglés y 6.600 para la búsqueda en español.

España, bueno para visitar, malo para invertir

La marca España en Internet, tal y como sucede en el mundo off-line, está vinculada principalmente al turismo como resultado de un esfuerzo de décadas. No en vano es el segundo país con mejor imagen turística después de Estados Unidos.

España es percibida como el sitio perfecto para veranear, pasear, ir de fiesta, tomar cañas, sangría y paella. Si uno le pregunta a alguien del norte de Europa o Estados Unidos, ¿visitaría España? Le diría que sí sin pensarlo dos veces. Pero si preguntase ¿recomendaría invertir en España? ¿Comprar en España? ¿Los españoles son gente seria? Entonces la cosa cambia y mucho, según se desprende del Barómetro del Real Instituto Ecano sobre la percepción de la imagen exterior de España.

Esta percepción se traslada también al mundo de Internet y las redes sociales, donde los esfuerzos de promoción turística se notan y mucho, en detrimento otras áreas como

 la economía y el clima de negocios. Nos hemos esforzado mucho en proyectar una imagen cálida, festiva, de potencia blanda y ahora esta percepción está afectando otras áreas clave como el clima de negocios e inversión.

Veamos por ejemplo el portal oficial de turismo de España, una web con un buen diseño, usabilidad, integración de los botones sociales, utilización de vídeos y con un componente gráfico muy cuidado. En contraposición encontramos la nueva web de la marca España con un diseño más bien recargado, ciertos problemas de usabilidad, sólo traducida al inglés, obviando otras lenguas clave para el mercado español como el francés, alemán, portugués o el chino. A su favor debo decir, que tienen un blog coral titulado “Con nombre propio”  en el que escriben personalidades conocidas y embajadores de la marca España como Antonio Banderas, Vicente del Bosque, Javier Solana o Margarita Salas, entre otros.  Esta web tiene como propósito ensalzar las fortalezas y atractivos de España en un sentido que trasciende el tema meramente turístico.

Pero lo que más  llamó mi atención de esta

 web es que no tenga ningún botón de acceso a sus cuentas en redes sociales en su portada. La única referencia a aplicativos 2.0 la encontré en la sección de quienes somos donde se explica el proyecto “Marca España”. Se trata de botones de compartir y no de acceso a sus perfiles en redes sociales.

Desnudando la marca España en redes sociales

Me sorprendió mucho que la web de la marca España no tuviera direccionado el acceso a sus perfiles sociales. ¿Puede ser posible que no tenga perfiles sociales? Por lo que pude ver, el proyecto marca España como tal, sólo tiene presencia en Twitter y Facebook y en esta última lo que tiene es un perfil personal  y no una fan page. Segunda sorpresa porque a estas alturas también todo el mundo sabe las ventajas entre una y otra modalidad.

Veamos a continuación algunos datos cualitativos y cuantitativos de la presencia del proyecto marca España en Twitter y Facebook, las únicas dos redes sociales en las que tiene presencia.

Marca España, redes sociales, community management, socialmedia, estrategia, marketing online

  • Twitter es la única red social que el proyecto Marca España actualiza constantemente. Desde la cuenta de Twitter redirecciona contenidos al perfil de Facebook, una práctica poco recomendable ya que el lenguaje y usos de ambas redes sociales son totalmente diferentes.
  • Su cuenta de Twitter  tiene una antigüedad de un año. 2.200 tweets, 883 seguidores y sólo sigue a 320 personas. Su perfil en Facebook tenía hasta ayer 261 amigos.
  • No tiene otras cuentas espejo en los idiomas de los países donde le interesaría promocionar la marca país. Echo en falta por lo menos una cu
    enta en inglés, francés, alemán y a ser posible, chino.
  • Aunque el nombre de la cuenta de Twitter @BrandSpain está en inglés, el  90% de los contenidos está en español, luego entonces parece que su público target fuera sólo de habla hispana, lo que tiene que ver con el siguiente punto.
  • Relaciones endogámicas. La mayoría de sus relaciones son con marcas españolas, instituciones públicas y personalidades que apoyan el proyecto. Esto está muy bien como punto de partida, pero debe pasar a un segundo nivel, en el que busque conectar con un público objetivo más amplio en el exterior.
  • Pese a tener un blog coral de conocidas personalidades españolas, el ritmo de actualización es muy bajo (menos de un post al mes). Esto no es suficiente para alimentar sus perfiles sociales con material propio. Esto supone que la mayor parte de la información sean RTs de otros o información producida por entidades públicas y medios de comunicación.
  • Poca utilización de vídeos y material multimedia en sus perfiles sociales. No tiene canal de YouTube.

Ahora volvamos por un momento a las preguntas que planteaba inicialmente. ¿Cómo se percibe España en Internet? Igual como se percibe en el mundo offline: asociada al ocio y la diversión, pero no como un sitio adecuado para hacer negocios o comprar. Los esfuerzos en promoción turística también se reflejan en la presencia en redes sociales, donde las cuentas relacionadas con turismo tienen una estrategia muy bien definida y llegan a un púbico más amplio, a diferencia del proyecto marca España que empieza tímidamente su andadura en el mundo online. Sin duda tiene mucho trabajo por delante. El primer paso será entender la importancia de trabajar paralelamente la parte off-line y online.  También es importante tener claro los atributos de marca que se quieren proyectar en la red y los mensajes (equity story) que respalden estos atributos.

Como la crítica siempre debe ir acompañada de alternativas de cómo hacerlo mejor, en un siguiente post propongo  Cinco estrategias para repensar la marca España en Internet.  Y tú, ¿crees que España es una marca blanca de sol y playa en la red?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en:

Google+

Si te ha parecido interesante, compártelo

Benedicto XVI en 140 caracteres

La comunicación del Papa en Twitter rompió moldes y usos establecidos en esta red social. ¿Desconocimiento o cambio de paradigma comunicativo? Análisis e infografía sobre sus 12 semanas en Twitter

La comunicación del Papa Benedicto XVI, redes sociales, Twitter. Iglesia y comunicación

“Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra respuesta generosa. Os bendigo a todos de todo corazón”.

El 12 de diciembre de 2012 iniciaba su andadura en Twitter el que ahora “Papa emérito”, para sorpresa de muchos que le consideraban conservador y alejado de las nuevas tecnologías.

¿Quién podría imaginar entonces que tan sólo tres meses después se despediría del Vaticano, de sus más de 3 millones de seguidores y también de Twitter. Su último tuit fue publicado sobre las 17.00 hrs. del 28 de febrero, en el momento en que despegaba el helicóptero que le llevaría a su residencia temporal en Castelgandolfo.

Twitter, Papa, redes sociales, Internet, sociedad

Con el último tuit del Papa, que ha sido retuiteado alrededor de 23.000 veces, se abre el período conocido como “sede vacante”, situación que se refleja en la cuenta de Twitter, cuyos mensajes fueron borrados íntegramente sobre las 8 de la tarde hora italiana. La cuenta ahora se llama igualmente “Sede Vacante” y como su nombre lo dice, quedará abierta en espera de que el próximo Papa decida si continuará utilizando este instrumento de comunicación tan popular como poderoso.

La comunicación del Papa

Durante sus 12 semanas en Twitter, Benedicto XVI no cedió a los usos tradicionales de esta plataforma para aumentar su influencia y popularidad: no empezó a seguir a un montón de gente para que le siguieran de vuelta; no utilizó hashtags para amplificar sus mensajes; no hizo retuits (RT), ni mencionó a otros usuarios para que vieran que estaba en Twitter y le siguieran también. Nunca hizo un #FF (Follow Friday o recomendación semanal de a quién seguir).

Especialmente polémico fue el hecho de que Benedicto XVI sólo seguía a sus cuentas espejo en diferentes idiomas, lo que fue interpretado por algunos como una actitud “poco social”, ya que en Twitter existe la costumbre tácita de “devolver el follow” para escuchar lo que los demás tienen que decir. Desde el Vaticano se explicó que esta práctica se hizo para no excluir a nadie. Benedicto XVI no quería crear una comunidad cerrada, quería que su mensaje fuera visto por quien quisiera en el sentido más amplio posible.

Parece evidente que su comportamiento en Twitter no obedece a un simple desconocimiento de esta red social, porque se sabía que él no gestionaba personalmente el día a día de la cuenta, aunque sí intervenía en algunos de los contenidos.

La cuenta en español del Papa (Pontifex_es) era gestionada por la agencia española 101 , que se especializa en redes sociales y marketing online. Luego uno podría concluir—y esta es una opinión completamente personal—que Benedicto XVI quería demostrar tácitamente que para él lo verdaderamente importante de su presencia en Twitter no era la popularidad, el número de seguidores o el Klout (indicador de la influencia de una cuenta en redes sociales), sino los mensajes que quería transmitir; llegar a millones de fieles en forma de “perlas informativas” algo para lo que Twitter es un formato perfecto.

Su breve trayectoria en las redes sociales—que él mismo definió como un instrumento potente de evagelización—terminó igual que empezó. A las pocas horas de su primer tuit, sus diferentes cuentas empezaron a crecer en número de seguidores y a recibir todo tipo de menciones, muchas positivas y otras no tanto. Lo mismo sucedió el último día de su pontificado. Los seguidores se sumaban por miles en cada una de las cuentas, tal vez en espera de ese último tuit. Proliferaron los mensajes de agradecimiento y también las parodias y reproches a la Iglesia.

Los mensajes del Papa eran extractos de sus escritos, discursos y reflexiones. Se enviaban casi siempre los Miércoles y Domingos, días del Angelus y las audiencias semanales. Pero hubo uno que me llamó especialmente la atención y que denota un estilo de comunicación que vale la pena destacar cuando hablamos de cuentas de grandes personalidades.  Fue lanzado unos días después de anunciar que dejaba el Pontificado:

En este momento particular, os ruego que recéis por mí y por la Iglesia, confiando como siempre en la Providencia de Dios”.

Creo que este mensaje en particular sí venía de boca del propio Benedicto XVI, aunque probablemente no diera personalmente al botón de enviar. Es un mensaje escrito en primera persona denotando una profunda humanidad, sensibilidad y cercanía con la gente. No se oculta, no anda con medias tintas, lo dice abiertamente, se reconoce en la debilidad y pide a Dios que le ilumine y a sus fieles que recen por él.

Y tú ¿crees que el próximo Pontífice también debería estar en Twitter? ¿Cómo crees que debería ser su comunicación a través de esta red social? Dependerá mucho de la personalidad del nuevo Papa, aunque ciertamente el corto el breve recorrido de Benedicto XVI en las redes sociales podría entenderse como el comienzo de una presencia más activa de la Iglesia en estos nuevos medios.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Si este post te ha parecido interesante, compártelo !!!

¡Tú sí que sabes! Casos de éxito de abogados 2.0

Abogados que han sabido sacar provecho de Internet para potenciar su negocio, aumentar el valor de su marca personal e intercambiar conocimiento

He sentido un poquito de mala consciencia porque mi post anterior Abogado, abogaaaaado ¿estás ahí? podría llevar a pensar que el sector legal es una especie de dinosaurio de las nuevas tecnologías. Y no es cierto, las generalizaciones son injustas, porque en el sector también hay early adopters, profesionales y despachos que están sacando buenos réditos de su estrategia en redes sociales y plataformas 2.0, especialmente en las áreas de tecnologías de la información y propiedad intelectual.

Y como es justo hablar también de quienes lo están haciendo bien, he seleccionado 4 casos de abogados y despachos que triunfan en las redes sociales, sabiendo que seguramente hay muchos más por descubrir. Son ejemplos desde diferentes perspectivas: despachos que han construido una marca corporativa digital ayudados por la marca personal de sus socios; letrados que han hecho un trabajo excepcional de personal branding y otros que han creado una auténtica comunidad de gestión del conocimiento a través de Twitter.

Despachos

MAB Legal & Corporate

Despacho con sede en Barcelona especializado en derecho concursal, reestructuraciones empresariales, fusiones-adquisiciones, empresa familiar, propiedad intelectual y economía digital. Muchos de sus clientes son start-ups y emprendedores. Además del diseño, usabilidad de la web y la visibilidad de los botones de acceso a redes sociales, algo que ha hecho muy bien este despacho es tener cinco blogs por área de práctica, además del blog corporativo.

Esto tiene varias ventajas. La primera es que es una forma de mostrar el know how de sus abogados en las diferentes áreas, a la vez que fortalece la marca personal de éstos, pero centralizado el contenido en la web del despacho, lo que ayuda a aumentar el tráfico. Cabe mencionar que el Blog de Carlos Guerrero, socio director de la firma, es una de las bitácoras jurídicas con más visitas. Su cuenta de twitter tiene 10.948 seguidores y su Klout es de 64 (indicador que mide la popularidad de los contenidos que un usuario intercambia en la red, sobre un máximo de 100).

MAB Legal, abogados, redes sociales, marketing onlineAdemás, y esto es muy importante, estos blogs permiten tener contenido propio para alimentar sus redes sociales con información exclusiva, lo que ayuda a diferenciarse de los que sólo reproducen información de terceros. Al ser un despacho multidisciplinar, ordenar la información por área, permite  segmentar los públicos y darle a cada uno el contenido que más le interesa, lo que a su vez genera engagement.

MAB ha conseguido hablar e interactuar con sus clientes actuales y potenciales, algo muy difícil y que pocos despachos están haciendo. Estas conversaciones giran en torno a temas que interesan y mucho a grandes colectivos, como es el caso del reclamo de participaciones preferentes, desahucios, o temas de propiedad intelectual, por mencionar algunos ejemplos.

Pintos & Salgado Abogados

Con sede en La Coruña, este despacho está especializado en nuevas tecnologías, propiedad intelectual y protección de datos para según dicen en su web “defender nuestros derechos en la red”.

Su socio fundador Víctor Salgado (Klout 60) ha sabido aprovechar muy bien los aplicativos multimedia, concretamente el vídeo para aportar información de interés para su público objetivo, tratando temas de actualidad en su área de práctica a través del videoblog de @abonauta (nombre de su twitter). El videoblog está enlazado a su web corporativa desde su canal de YouTube, que actualmente tiene cerca de 3.000 reproducciones.Cito este ejemplo porque es poco común que las empresas de servicios profesionales utilicen este tipo de formato—que además gana cada vez más adeptos—y más bien se limitan al formato clásico de blog con texto y fotografías. Este es un ejemplo de uno de los vídeo-posts. Veréis que no tiene complicación alguna, pero está comprobado que cada vez nos gusta más los formatos multimedia.

Yo soy mi marca, éxito en personal branding

David Bravo Bueno, abogados, redes sociales, marketing onlineDavid Bravo Bueno (Klout 69) es el abogado más influyente en Internet, según ránking de Expansión sobre los abogados que más peso tienen en la red . Y es que Internet es precisamente su medio natural, al estar especializado en derecho informático y propiedad intelectual. David Bravo es un ejemplo de éxito en personal branding sin estar bajo el paraguas de ningún despacho. Su marca, que es su nombre, está muy bien cuidada, con referencias positivas online y buen posicionamiento por palabras clave vinculadas a su área de práctica.

Primer resultado cuando uno le googlea: ficha en Wikipedia, algo que pocos despachos—grandes firmas incluidas—se toman el tiempo para gestionar, pese a que posiciona muy bien en buscadores, es relativamente fácil y totalmente gratis. Segundo resultado, una cuenta destacada en Twitter con 236.788 seguidores. Tercer resultado su web personal  o “cuartel central”, donde uno se da cuenta de que tiene un importante track record en la defensa del derecho a compartir conocimiento, información y cultura a través de Internet. David Bravo es muy conocido por ser uno de los más fervientes detractores de la Ley Sinde sobre propiedad intelectual. Asesora a artistas y músicos en negociaciones de contratos discográficos y a empresas en sus pleitos y pactos con la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Gestión del conocimiento

Abogados twiteros, redes sociales, marketing onlineCuando investigaba para redactar este post le dije a San Google bendito, “abogados, redes sociales, twitter. Y ¡voilá! Aparecieron los “abogados twitteros”. Me dije, qué nombre más curioso y pensé vaya, parece que los abogados españoles se están poniendo las pilas en Twitter. Luego resultó que no son españoles sino mexicanos. Contacté con ellos a través de su fan page de Facebook  y descubrí que son una comunidad de abogados especializados en las áreas de fiscal y penal que hace dos años decidieron aprovechar las redes sociales y en concreto Twitter para compartir conocimientos, experiencias, hacer networking e intercambiar información.

Actualmente son 4.177 abogados que están creando contactos de negocios del mundo virtual al mundo real a través de una red que abarca diversas regiones de un país tan grande como México. “Nos dimos cuenta de que cada vez más abogados, especialmente los más jóvenes, valoramos las grandes posibilidades de comunicación que tienen las redes sociales… “hay información muy interesante y útil y cada vez más abogados estamos dispuestos a compartirla con nuestros colegas de profesión. Es una relación de ganar-ganar”, comentó el moderador del grupo a través del chat de Facebook.

Algunas reflexiones

  • El sector legal es un gran generador de contenidos de interés. Los abogados son expertos en temas que interesan a un gran número de personas. El reto es humanizarlos, hacerlos cercanos y comunicarlos sin comprometer la confidencialidad de la relación abogado-cliente. Los abogados citados han rentabilizado muy bien ese conocimiento o know how, lo que demuestra que con un poco de imaginación, una firma puede ser cercana y simpática. Abogado no tiene por qué ser sinónimo de gris, aburrido e inexpugnable.
  • La relación predominante en las redes sociales se da entre personas. Aunque estemos detrás de un perfil corporativo, es importante humanizar porque a la gente no le gusta que le hable una marca o un logo, sino personas; les gusta que le hablen de lo que les preocupa e interesa y rehúyen los mensajes demasiado corporativos y aquellos donde se les quiere vender descaradamente.
  • Marca personal y marca corporativa, condenadas a entenderse. En pocos sectores la marca personal tiene tanta importancia en la construcción de una marca corporativa como en el sector legal. Más allá de la firma donde trabaje, a la gente le interesa conocer quién es su abogado y si le inspira confianza. Internet y las redes sociales son herramientas muy potentes para maximizar la visibilidad y el valor de la marca personal y corporativa, que deben compartir objetivos y estar alineadas.
  • La sociedad es cada vez más digital y esto no ha hecho más que empezar. La gente cada vez utiliza más Internet para buscar información, consultar, buscar opiniones y recomendaciones en el proceso de compra. La experiencia del boca a boca para captar clientes se está trasladando rápidamente al mundo online en el que es mucho más fácil observar el historial del profesional.  Quienes hayan comenzado antes a construir su marca personal y corporativa, habrán ganado mucho terreno, porque la identidad online es algo que se construye poco a poco. Si no estás en Internet, no existes o por lo menos te pierdes de muchas oportunidades.

Amigos, con este post, finalizo la serie de análisis de la estrategia de los abogados en la web 2.0.

Diana Campos Candanedo. Ecuéntrame en:

Google+

Y si te ha gustado este post, compártelo!!!!

Abogado… abogaaaaado ¿estás ahí?

Un análisis de la estrategia de las firmas legales españolas en redes sociales

¿Recuerdas esta célebre frase de la película Cabo del Miedo?

¡Abogaaaado! Los clientes te buscan, preguntan por ti, te googlean, quieren hablarte, conocerte mejor.  Abogado, abogaaaado, ¿dónde estás? Muchos no están, no quieren estar, no saben para qué estar, cómo estar y otros siquiera entienden qué supone pasar de una comunicación unidireccional a una relación en la que prima la participación y la interacción. El fenómeno de la web 2.0 y las redes sociales ha cogido por sorpresa al sector legal, que empieza a entender que no se trata de una moda pasajera.

De los tres despachos líderes en facturación según el ránking de Expansión, sólo Cuatrecasas tiene perfiles activos en redes sociales y un social media manager para gestionar su comunicación en medios sociales.

Garrigues y Uría Menéndez, que ocupan la segunda y tercera posición no están y no sabemos si se les espera. El Centro de Estudios Garrigues, entidad vinculada al despacho y encargada del área de investigación y formación  tiene una fan page en Facebook para presentar sus actividades, pero con poca o casi nula interacción con los internautas.

En Uría  Menéndez “el fenómeno nuevo del social media” (palabras textuales de Dionisio Uría) es gestionado por el responsable de sistemas, un socio de la firma y el propio Uría. A nivel corporativo se dan ciertas recomendaciones a los abogados sobre cómo comportarse en las redes sociales.   El director de comunicación de la firma no tiene claro cómo las redes sociales pueden ayudar a generar negocio a un despacho de sus características, ya que considera que las empresas de bienes le darían mayor utilidad que las de servicios profesionales.  Fuente:  Diario Jurídico 

Despachos medianos y boutiques legales

abogados, Internet, web 2.0, redes sociales, despachos, marketing, comunicación 2.0Dejando un poco atrás a los grandes despachos cuya marca está bastante consolidada. ¿Cómo encaja este cambio de paradigma comunicativo en las Pymes y boutiques legales, que representan más del 90% del mercado legal español?

En términos generales, hablamos de un sector muy conservador en el que la comunicación personal y directa prima en  sus relaciones; un sector, que excepto honrosas excepciones, es un “late adopter” de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. La mayoría de los clientes aún  se captan por el “boca a boca” fuera de la red.

Sin embargo, la crisis está acelerando dos fenómenos que inciden directamente sobre el ser y el hacer de las pymes legales. En primer lugar, la crisis está convirtiendo a los servicios profesionales en general y a los legales en particular en meras “commodities”, lo cual obliga a las firmas medianas a diferenciarse y crear valor en torno a su marca, tomando en cuenta que esa marca corporativa también se construye a partir de la marca personal de los abogados que conforman el despacho.

Por otra parte,  la crisis está abriendo un sinfín de oportunidades de negocio para los despachos, tanto para aquellos que se dedican al nicho B2B (empresas) como para los que tienen un perfil más B2C (particulares).  Reestructuraciones y concursos de acreedores, quiebras, problemas con Hacienda, optimización de costes, desahucios, preferentes, ERES son solo algunos ejemplos de situaciones que esta crisis ha agravado y que casi en un 100% de los casos van a requerir la ayuda de un abogado.  ¿Cómo capturar este gran potencial de negocio?

Los abogados empiezan a intuir que una estrategia bien pensada y ejecutada en social media podría ayudarles en aspectos clave como el networking y la generación de nuevo negocio, el efecto recomendación entre sus propios colegas, la puesta en valor de su marca corporativa, captación de talento y la monitorización de lo que se dice de ellos en la red.

10 errores de las firmas legales en social media

Para este post, he analizado la comunicación online de 10 pymes legales, tanto con un perfil B2C como B2B.  A continuación los principales fallos que he detectado, tanto en el planteamiento como en la ejecución de la estrategia online, fallos que son extrapolables a muchas empresas que inician su andadura en el mundo 2.0.

1-      Objetivos y estrategias no definidas.  No se observa en las conversaciones un objetivo claro ni una estrategia para alcanzarlo.  Abogados, recordad que estar en redes sociales es más que abrir un perfil, hay que saber qué queremos conseguir y sobre ello desarrollamos el “cómo”.

2-      Mala elección de las plataformas sociales.  Tiene relación con el problema anterior, porque al no tener claro el objetivo, no se establecen las redes sociales en las que el despacho puede interacturar con su público target. Si eres un  despacho con perfil B2C, Twitter y Facebook pueden ser una buena opción, pero si eres un despacho más enfocado a empresas (B2B), las redes profesionales como LinkedIn y Viadeo deben ser prioritarias. No debéis pasar por alto redes verticales o de nicho como Pleiteando que se especializa en el sector jurídico.

3-      Comunicar con mentalidad 1.0 en soportes 2.0.  Comunicación unidireccional, que no llama a la acción ni fomenta la interacción del público. Si eres un despacho y quieres triunfar en las redes sociales, establece tu target y empieza a crear comunidad, cuídala, mímala habla de lo que a ella le interesa.

4-      Muy poco contenido propio.  La mayoría de los despachos se limita a reproducir contenido publicado por la Asociación o los medios de comunicación especializados, pocos o ninguno tienen blog corporativo o profesional de los socios.  De allí que no hay diferenciación respecto al contenido que aportan a una comunidad que no terminan de construir

5-      Relaciones endogámicas. Los pocos despachos que están empezando a crear comunidad priman las relaciones con otros abogados, medios especializados o profesionales del mundo académico.  No está mal para empezar, pero es necesario pasar a un segundo nivel, crear relaciones con sus clientes actuales y potenciales, participar en sus conversaciones y aportar información de su interés.

6-      Lenguaje excesivamente serio y distante. No podéis hablar en Facebook o Twitter como si estuvierais redactando el BOE.  Para vosotros puede ser una lectura apasionante, pero no para vuestros clientes potenciales.  El lenguaje debe estar adaptado al target y a los usos de cada red social.

7-     Demasiada automatización: En muchos perfiles observé que el mismo post se reproducía íntegro en Facebook y Twitter, olvidando que el lenguaje y público es completamente diferente en cada red social.

8-      Poco contenido multimedia.  Se está subestimando el potencial de You-Tube y de los aplicativos multimedia (vídeos, podcasts).  Los posts son mayormente textos acompañados de fotos.  Pocos utilizan Slideshare, una plataforma muy potente para transmitir know-how.

9-      Lentitud en las respuestas: En algunos casos los clientes se ponían en contacto a través de Facebook o Twitter y la respuesta llegaba incluso uno o dos días después, siempre remitiéndole a la web.

10-   Gestión de la marca corporativa a través de perfiles personales.  Ciertamente la marca corporativa se construye en parte por la marca personal de los abogados, pero ello no significa que toda la comunicación deba gestionarse a través de un perfil personal, en el que se habla de temas particulares que no interesan a nuestro público objetivo.

Abogaaaaado.  ¿Crees que ha llegado el momento de hacer tu debut en redes sociales? ¿Quieres dejar de ser una marca blanca de servicios legales? Evita todo cuanto puedas cometer estos errores y no olvides que los resultados en social media no son inmediatos, que hay que dedicar tiempo y recursos. Estar en la web 2.0 también significa escuchar cosas que no te gusten. ¿Estás dispuesto?

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en:

Google+

Artículo relacionado:  Tú sí que sabes. Casos de éxito de abogados 2.0

Si te ha parecido interesante este post, compártelo !!!

¿Rentabilizan las grandes marcas su inversión en redes sociales?

Por primera vez en España existe una forma de medir la efectividad de las acciones de las principales marcas en medios sociales, no sólo a través de la comunicación que hace la propia marca, sino—y aquí está lo verdaderamente novedoso—desde el punto de vista de la implicación de los usuarios.

En posts anteriores hemos analizado casos de éxito de las estrategias 2.0 de multinacionales como Coca Cola, Starbucks o Best Buy y vimos que la clave del éxito de las compañías que han triunfado en social media es su habilidad para lograr que su comunidad participe, genere contenido e interactúe; que sea prescriptor de la marca y la recomiende.

Es lo más difícil, porque en el mundo 2.0 la compañía no controla totalmente su identidad online, sino que depende de la respuesta y reacción del público ante unos contenidos que deben ser cada vez más atractivos, apelar a las emociones y a la acción, pero sobre todo aportar valor al usuario.

Desde esta perspectiva de implicación del usuario, el Primer estudio de la Actividad de las marcas en medios sociales ofrece un interesante punto de partida para diseñar los objetivos de los planes de social media con bases más sólidas.

El estudio analiza las 50 marcas que más invierten en medios sociales, entre las que destacan multinacionales como Iberia, Santander, BBVA, ING, Movistar, Vodafone, Adidas, Mango, Coca Cola, Nestlé y los dos principales partidos políticos españoles. Después de analizar el estudio, que comprende 12 sectores de actividad, comparto con vosotros ciertos aspectos que llaman mi atención sector por sector.

Transportes

El sector, representado por Vueling, Viajes El Corte Inglés, eDreams, Iberia no ha logrado capitalizar su gran presencia en redes sociales y su capacidad de generar contenido interesante vía ofertas y promociones. Los usuarios generan poco contenido y poca recomendación de marca. Iberia destaca por su mayor presencia, generación de contenido del usuario y recomendación.

Banca

(Santander, BBVA, ING, Línea Directa) logran que el usuario participe y genere contenidos, aunque éste podría estar relacionado con consultas individuales de los servicios, lo cual no es siempre un dato positivo. Los resultados parecen indicar un margen para mejorar la comunicación del sector financiero con sus potenciales clientes en redes sociales.

Los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA están a dos extremos opuestos. El banco de Emilio Botín tiene un alto índice de recomendación, pero no logra que los usuarios generen mucho contenido propio relacionado con su marca, mientras que en el BBVA es exactamente al revés: un alto porcentaje de generación de contenidos del usuario y poca recomendación.

Partidos políticos

Los principales partidos políticos españoles—PP y PSOE—han sido incluidos en el sector servicios. Vemos como el Partido Popular, con un menor esfuerzo en presencia logra mejores resultados en cuanto a generación de contenidos y recomendación de su público. En el caso de PSOE, la generación de contenidos por parte de los internautas es inusualmente baja en el período estudiado (abril-mayo 2012). No obstante, al igual que otros sectores, no se puede saber si los contenidos generados por los internautas son positivos o negativos, máxime cuando se trata de un sector que se caracteriza por usuarios muy activos.

Telefonía y Telecomunicaciones

En este apartado se analiza la estrategia de Movistar, Vodafone, Orange y Jazztel. Es un sector que, por su propia naturaleza se presta para que el usuario participe, lo que no es necesariamente un dato positivo, ya que está relacionado con temas de atención al cliente, servicio técnico, contratos, etc. La presencia de estas marcas en redes sociales va directamente vinculada a ofertas y promociones. Llama la atención Vodafone, con un gran efecto recomendación y en el lado contrario Jazztel con poca presencia y poco efecto recomendación.

Deportes y textil

Representado en este estudio por LVHM, Adidas y Mango. Es un sector con relativamente poca presencia en social media, pese a su potencial para generar contenidos virales, primordialmente entre un público femenino. La excepción es Mango, cuya dedicación e inversión en social media parece estar logrando que el usuario participe, interactúe y recomiende.

Alimentación

Se analizan en este sector Danone, Nestlé, Tarradellas y Grefusa. Es un sector que ha logrado consolidar su presencia y crear comunidad a partir de contenidos relevantes, pero no consigue que ello se traduzca en participación e interacción con sus comunidades y tampoco la recomendación de éstas. Casa Tarradellas destaca por sus buenos resultados en generación de contenidos y recomendación.

Aunque hay muchos más datos y conclusiones que se pueden extraer, pienso que el principal valor de este estudio es permitirnos determinar en qué sectores habría una mayor necesidad de apoyo en aspectos clave para el éxito en social media, como la participación, la generación de contenidos y la recomendación. Hemos visto que dentro de cada sector hay marcas que han logrado sacar más partido a su inversión en social media que sus rivales directos. ¿Dónde está la diferencia? Tal vez éstas han sabido dar el valor adecuado al usuario y a lo que éste tiene que decir para mejorar sus productos y servicios? Y tu, qué crees que podrían mejorar las marcas españolas en sus estrategias de social media?

Diana Campos Candanedo

Google+

Si este post te ha parecido interesante, compártelo !!!!

Coca Cola, Starbucks y Best Buy, casos de éxito con un enfoque 2.0

Un análisis de la estrategia social media de tres grandes marcas y lo que podemos aprender de ellas

Los que nos dedicamos a la comunicación y el marketing no podemos evitar sentir sana envidia cuando vemos cómo grandes marcas como Coca Cola, Starbucks o Best Buy sacan partido a una estrategia bien pensada en redes sociales. ¿Cómo pueden tener tantos fans, seguidores, comunicar tan efectivamente y “conectar” exitosamente con su público? ¿Cómo hacen que la gente participe, se emocione y que ello se traduzca en más ventas?

Alguno podría decir que semejante éxito está reservado a marcas conocidas, que invierten mucho en marketing y publicidad (marcom) y que tienen a un montón de “despelucados” jugando con Facebook y Twitter. No voy a negar que el dinero ayuda y que para una marca reconocida es más fácil trasladar su éxito offline al mundo online, pero también os diré que se pueden hacer muchas cosas en social media, con un limitado presupuesto, pero teniendo las ideas claras.

La clave está en una estrategia bien definida, unos objetivos claros, una ejecución impecable que pasa por empatizar con el público. Pero sobre todo, una buena dosis de sentido común y de encontrar cómo los aplicativos 2.0 pueden encajar en distintos niveles de la compañía: producción, comercialización, atención al cliente.

Veamos 3 casos de éxito en redes sociales de marcas estadounidenses de gran consumo con modelo de negocio B2C. He de reconocer que hay muchas cosas que no me gustan de los americanos, pero en redes sociales y marketing no hay quien les gane.

 Coca Cola: “less us, more them”

Más allá de los 57 millones de fans en Facebook y de sus entrañables anuncios de televisión, hay dos cosas que me llaman especialmente la atención de la estrategia de Coca Cola: su capacidad para crear comunidad en su propia web  y que los usuarios son los principales creadores de contenido.

Su máxima “less us, more them” (menos nosotros y más ellos), implica que sus perfiles sociales son un espacio para compartir, divertirse, emocionarse, participar y no un mero canal de exposición corporativa. Aún hoy, cuando casi todo el mundo sabe que el mundo 2.0 va de hablar, compartir e interactuar, todavía hay empresas que se limitan al “yo, yo y más yo”. Siguen con una metalidad 1.0 en plataformas 2.0.  Con los usuarios activos, participando y publicando contenido, Coca Cola ha resuelto uno de los grandes problemas del community manager ¿y hoy de qué escribo?

Cuando uno piensa en redes sociales, lo primero que se le viene a la cabeza es Facebook o Twitter. Pero Coca Cola ha sabido aprovechar la potencia de su marca para crear comunidad en su propia web. Un ejemplo de esto es Happing, la red social de Coca Cola, en la que prima la asociación a sentimientos y emociones positivas—como diríamos, de buen rollito—en el que la gente sube vídeos, frases, participa en concursos, encuentra amigos (lo mismo que se hace en Facebook). Desde Happing se puede acceder al videowall, otro aplicativo de su web comunidad, o lo que vendría siendo el YouTube particular de Coca Cola.

Coca Cola estrategia social media¿Significa esto que si somos grandes marcas podemos pasar de Facebook o Twitter? Claro que no, las redes sociales externas son para Coca Cola un complemento muy importante de su estrategia. Un ejemplo de esto es cómo YouTube potencia el alcance de las campañas de televisión de Coca Cola porque “viralizan” (para que nos entendamos, se extienden como la pólvora en Internet), hasta el punto de que muchas campañas lanzadas terminan viéndose más en YouTube y Facebook que en la propia televisión. (Ejemplo es la campaña razones para creer)

Starbucks, “its not about marketing, it’s about relationships”

Lograr que la gente participe, se emocione y beba cada vez más frapuccinos está muy bien, pero el verdadero éxito de Starbucks en redes sociales podría resumirse en esta frase: “escuchar tomar nota y actuar”. Parece de sentido común, pero muchas empresas tienen al Social Media Strategist y al Community Manager en un cubículo aislado, no le invitan a las reuniones y creen que su función se limita únicamente a gestionar la visibilidad y promoción de la marca. Craso error. Los usuarios de las redes sociales aportan información muy valiosa para una empresa, dicen lo que les gusta y lo que no, e incluso proponen ideas para mejorar. ¿Dónde va a parar esta valiosa información? En muchos casos, a algún cajón o a la papelera más cercana. ¿Por qué no utilizarla y rentabilizarla?

En Starbucks, lo que dicen los usuarios tiene peso en áreas como producción (nuevos sabores y productos); comercialización (dónde quiere la gente que se abra una cafetería Starbucks y hasta qué música le gustaría escuchar) y atención al cliente.

Para facilitar este intercambio de ideas, Starbucks creó My Starbucks Idea (sólo disponible en EEUU), una red social propia en la que los clientes proponen ideas, éstas se votan por los propios clientes y las que más votos tienen se llevan a la práctica.

Starbucks, estrategia social mediaResultado: clientes fidelizados y productos más adaptados a los gustos de la gente. Pero la marca va más allá: ha creado Ideas in Action  un blog específico para My Starbucks Idea, donde explica cómo se implementan las ideas propuestas y por qué otras no se aplicaron. En definitiva, su estrategia es de construir relaciones duraderas, lo más cercanas posibles y que estas relaciones sirvan para algo.

Best Buy= clientes + empleados + empresa

Las dos estrategias anteriores están muy bien, pero he de decir que la de la cadena de venta de productos electrónicos Best Buy es la que me parece más innovadora, porque rompe con el paradigma de las redes sociales como una herramienta únicamente de marketing y fidelización de clientes a la vez que desarrolla su web-comunidad mediante una serie de aplicaciones 2.0.

El mérito de Best Buy se puede resumir en una frase: fuerza colectiva. Involucra a empleados, clientes y al departamento de “marcom” (marketing y comunicación) en la construcción de la marca en Internet. Es decir, la identidad de la compañía se construye a todos los niveles mediante plataformas colaborativas internas para gestión del conocimiento y las redes sociales tradicionales.

Blue Shirt Nation es un ejemplo de esto. Se trata de una red social sólo para empleados de Best Buy creada en 2006 por Gary Koelling y Steve Bendt, dos empleados del departamento de publicidad que buscaban adaptar los anuncios de la empresa a los gustos y preferencias de los consumidores, recabando la información directamente de los vendedores. La idea ha evolucionado hasta convertirse en una verdadera herramienta para compartir experiencias, conocimientos y coordinar estrategias, creando resultados tangibles para el negocio.

Best Buy estrategia social mediaEn lo que respecta al cliente, IdeaX , un aplicativo 2.0 presente en la propia web también está orientado a recibir ideas de los consumidores—la misma filosofía de My Starbucks Idea—para conocer sus gustos y recibir sugerencias sobre el servicio post-venta. Al igual que Starbucks, tiene un sistema de votación, discusión y feedback sobre la puesta en marcha de las ideas presentadas.

Y si hablamos del servicio post-venta y de hacer que los empleados se involucren, no puedo dejar de mencionar  Twelpforce, otro cambio de paradigma: el uso de redes sociales externas para la atención al cliente, pero no a través de un solo departamento, sino mediante la participación activa de los empleados, que son los que contestan las dudas en tiempo real a través de Twitter.

Ya para terminar (no os preocupéis que este post tiene fin, aunque no lo parezca), quiero añadir tres factores comunes que he encontrado en los tres casos analizados:

1- Las tres compañías están dando gran importancia a los aplicativos de geolocalización y GeoMarketing.  FourSquare está ganando peso en la estrategia de las empresas de gran consumo, ya que permite al usuario localizar rápidamente los sitios y recomendarlos.

2- El llamado “social shopping” también empieza a ganar fuerza, pero no solo en Facebook, sino a través de aplicaciones hechas ad hoc para las empresas, en las que el usuario comparte gustos y preferencias, con la opción de convertirlas en una compra.  Para que nos entendamos, algo así como la carta a los Reyes Magos, pero con la opción de dar “click” y compartir y otro click y comprar.

3- No conozco ninguna marca que haya tenido éxito en redes sociales que no cuide al milímetro el aspecto gráfico, porque es lo que apela a los sentidos y a las emociones. De allí que la red social Pinterest esté ganando peso en la estrategia online de marcas de gran consumo, especialmente en el sector alimentario.

Con estos ejemplos vemos cómo una estrategia en redes sociales, bien pensada e integrada en el plan de negocio de la compañía, no es una pérdida de tiempo ni una moda de cuatro despelucados, sino que si se aplica con cabeza, puede repercutir directamente en el negocio.

Puedes encontrar la presentación completa de la estrategia online de estas marcas y descargarlo gratis en Slideshare

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en

Google+   Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

 Si te ha gustado este post, compártelo.