Ciberactivismo en el mundo árabe, la difícil lucha por contar la verdad

El periodismo ciudadano y el ciber-activismo se profesionalizan, cumpliendo una función que ninguna otra institución puede cumplir en contextos de gran represión

Se han escrito ríos de tinta sobre lo decisivo que fueron Internet y las redes sociales en el “despertar árabe” (no usaré el término “primavera”- no “vivaldizaré” la revolución árabe), pero ¿qué ha sido de esos movimientos ciudadanos en los países que ya se libraron de sus dictadores? ¿Qué han aprendido los nuevos activistas de la experiencia de sus predecesores?  ¿Cómo sobrevive el ciberactivismo en países donde la represión es tal que el acceso a Internet es un lujo o donde llevar una cámara te convierte en un objetivo?

Desde nuestra zona de confort y nuestras conexiones ADSL, parece difícil imaginar que haya lugares donde conectarse a Internet, mantener una cuenta de Twitter o Facebook o simplemente escribir un blog suponga jugarse la vida y en muchos casos, perderla.

En Siria, por ejemplo,  los apagones totales de Internet permiten bloquear la comunicación de los disidentes con el exterior y cuartar su poder de movilización, según Global Voices, la plataforma de blogeros que informa cómo la gente en Oriente Próximo utiliza Internet para que su voz sea escuchada.

El Gobierno sirio tiene un  ciber-ejército para  hackear las direcciones IP de bloggers opositores  e introducir virus en sus ordenadores y es práctica habitual de regímenes totalitarios monitorizar  las redes sociales para obtener datos que permitan identificar a sus oponentes.  Sí amigos, esto pasa cerca de nuestras fronteras, en pleno siglo XXI, en la era de la tecnología y las comunicaciones; en la era de la web 2.0.

Esa misma web 2.0 fue un instrumento para que en Occidente fuéramos testigos de cómo esa búsqueda de libertad, amordazada por tantos años se convirtió en revolución, extendiéndose como la pólvora de un país a otro.  Internet permitió dar visibilidad a unas tensiones insostenibles entre gobiernos ancestralmente dictatoriales y una sociedad civil ancestralmente harta; una verdadera olla de presión que explotó en forma de movimiento civil que se retroalimenta y toma un carácter regional, por lo que me atrevo a decir que ese despertar árabe todavía está gestándose; no ha terminado.

Esos movimientos sociales han dado origen a nuevas dinámicas comunicativas, en las que el periodismo ciudadano se profesionaliza y cumple una función que ninguna otra institución puede cumplir dada la censura y dificultad de acceso a la información que tiene el periodismo tradicional en países como Siria, Arabia Saudí, Irán o incluso Kuwait.

De esas “otras voces” y de su importancia en el despertar árabe, nos habló la especialista en participación ciudadana en el mundo árabe, Leila Nachawarti   en la mesa redonda organizada por la Embajada del Reino de los Países Bajos en España y el Real Instituto Elcano.  En lo personal me ha hecho reflexionar sobre el potencial de las nuevas tecnologías para organizar, transmitir y movilizar a la sociedad civil y cómo ello logró gestar un cambio político tan profundo que nace de la mano de una nueva forma de comunicar, informar y hacer activismo.

No puedo más que compartir algunos datos que reveló Leila Nachawarti  y que me parecen reveladores acerca de la evolución del activismo en contextos de férrea censura y represión.

Profesionalización del ciber-activismo

Los nuevos ciber-activistas se profesionalizan en la forma de presentar la información y aprenden de los errores de quienes empezaron primero.

manifestación despertar  árabe

En esta imagen de una manifestación vemos que se pone un cartel al principio. Este cartel indica el lugar, la hora y la fecha de la movilización, una información muy útil para los medios de comunicación tradicionales que difundirán el vídeo, o bien para que se contextualice la información de cara a la justicia internacional.

Vemos también que las manifestaciones se graban desde arriba, desde atrás o en planos largos que protegen el anonimato de los activistas. Y es que se han dado precedentes en los que los vídeos que se transmiten a través de Internet han permitido identificar y perseguir a los manifestantes.  Es el caso de Irán, donde el gobierno logró identificar uno a uno a un grupo de opositores por las fotos que los propios activistas habían colgado en Flickr.  Actualmente existe todo un movimiento en el mundo árabe para proteger la privacidad en las redes sociales. Los ciber-activistas han aprendido que la visibilidad que buscan para su causa, también puede volverse en su contra.

Medidas preventivas contra la represión

Kuwait es un país del que poco se habla, en términos de democracia y derechos humanos, tal vez porque la prosperidad de la economía del petróleo lo colocaba lejos del espectro de las movilizaciones en otros países del mundo árabe y también porque la Comunidad Internacional tradicionalmente ha buscado proteger al “establishment” kuwaití y asegurar así el suministro de petróleo.

Sin embargo, después de las movilizaciones en la región, la monarquía kuwaití, temiendo un contagio, ha aumentado la vigilancia en contra de sus opositores, según denuncia la plataforma de blogers activistas Global Voices.  Muchos analistas creen que Kuwait va a dar mucho de qué hablar este año, e incluso sería el próximo en ese movimiento árabe de liberación de los regímenes totalitarios.

Los activistas kuwaitíes, tomando buena nota de lo sucedido en otros países de su entorno,  “se ponen el parche antes de la herida” y envían una carta a Wordpres  solicitando que no faciliten a las autoridades las direcciones IP de los administradores de karametwatan.wordpress.com, el blog de los organizadores de una gran manifestación  en contra de la corrupción y los recortes de libertades.

Open letter despertar árabe

Karametwatan, que en árabe significa “Dignidad de la Nación” es el movimiento opositor que está gestando grandes movilizaciones, principalmente a través de Twitter, donde tienen más de 115.000 seguidores.

Llama la atención la gran penetración de Twitter en Kuwait, más de 400 mil usuarios activos en un país de menos de 2 millones de personas.  Twitter ha sido la única vía para evadir la censura, convocar e informar de las movilizaciones.

Los gobiernos también han aprendido

No sólo los activistas han tomado nota de los errores de sus predecesores, también lo han hecho los gobiernos.   Tal vez por eso el régimen sirio  esté tardando tanto en caer, porque está logrando neutralizar la capacidad de organización y reunión de sus opositores a través de las nuevas tecnologías.  Bueno, eso aparte de la falta de una intervención contundente de la comunidad internacional por el bloqueo de China y Rusia.

La dictadura de Bashar al Assad logró  bloquear todos los accesos a Internet (un gran apagón que duró 3 días), gracias a tecnología occidental, concretamente de la empresa estadounidense Blue Coat.  La represión off-line, materializada en palizas y detenciones a periodistas y activistas por expresar su visión del gobierno a través de Internet, se complementan con nuevas regulaciones en el uso de las redes sociales con la excusa de mantener la “cohesión del país”.

¿Qué podemos extrapolar de estas realidades a nuestro entorno? Aunque con grandes diferencias, muchos movimientos sociales en Occidente se han inspirado en el despertar árabe, también han tomado nota de la fuerza de Internet para organizarse, mover voluntades y llamar a la acción.  Ejemplos no nos faltan en España: el 15-M, la iniciativa rodea el Congreso, Democracia Real Ya,  por mencionar algunas.  Y aunque de ninguna manera el contexto político puede ser comparable, ya estamos viendo cómo ciertas regulaciones sobre redes sociales en España apuntan a una mayor vigilancia y control en el uso de las nuevas tecnologías en la expresión del descontento popular.  ¿Están “conectados” el crecimiento del ciber-activismo y el aumento de la regulación?  Quedan muchas “primaveras” para saberlo con certeza.

Otros análisis sobre el mundo árabe en Slideshare

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en:

Google+

Si te ha gustado este post, compártelo.

Coca Cola, Starbucks y Best Buy, casos de éxito con un enfoque 2.0

Un análisis de la estrategia social media de tres grandes marcas y lo que podemos aprender de ellas

Los que nos dedicamos a la comunicación y el marketing no podemos evitar sentir sana envidia cuando vemos cómo grandes marcas como Coca Cola, Starbucks o Best Buy sacan partido a una estrategia bien pensada en redes sociales. ¿Cómo pueden tener tantos fans, seguidores, comunicar tan efectivamente y “conectar” exitosamente con su público? ¿Cómo hacen que la gente participe, se emocione y que ello se traduzca en más ventas?

Alguno podría decir que semejante éxito está reservado a marcas conocidas, que invierten mucho en marketing y publicidad (marcom) y que tienen a un montón de “despelucados” jugando con Facebook y Twitter. No voy a negar que el dinero ayuda y que para una marca reconocida es más fácil trasladar su éxito offline al mundo online, pero también os diré que se pueden hacer muchas cosas en social media, con un limitado presupuesto, pero teniendo las ideas claras.

La clave está en una estrategia bien definida, unos objetivos claros, una ejecución impecable que pasa por empatizar con el público. Pero sobre todo, una buena dosis de sentido común y de encontrar cómo los aplicativos 2.0 pueden encajar en distintos niveles de la compañía: producción, comercialización, atención al cliente.

Veamos 3 casos de éxito en redes sociales de marcas estadounidenses de gran consumo con modelo de negocio B2C. He de reconocer que hay muchas cosas que no me gustan de los americanos, pero en redes sociales y marketing no hay quien les gane.

 Coca Cola: “less us, more them”

Más allá de los 57 millones de fans en Facebook y de sus entrañables anuncios de televisión, hay dos cosas que me llaman especialmente la atención de la estrategia de Coca Cola: su capacidad para crear comunidad en su propia web  y que los usuarios son los principales creadores de contenido.

Su máxima “less us, more them” (menos nosotros y más ellos), implica que sus perfiles sociales son un espacio para compartir, divertirse, emocionarse, participar y no un mero canal de exposición corporativa. Aún hoy, cuando casi todo el mundo sabe que el mundo 2.0 va de hablar, compartir e interactuar, todavía hay empresas que se limitan al “yo, yo y más yo”. Siguen con una metalidad 1.0 en plataformas 2.0.  Con los usuarios activos, participando y publicando contenido, Coca Cola ha resuelto uno de los grandes problemas del community manager ¿y hoy de qué escribo?

Cuando uno piensa en redes sociales, lo primero que se le viene a la cabeza es Facebook o Twitter. Pero Coca Cola ha sabido aprovechar la potencia de su marca para crear comunidad en su propia web. Un ejemplo de esto es Happing, la red social de Coca Cola, en la que prima la asociación a sentimientos y emociones positivas—como diríamos, de buen rollito—en el que la gente sube vídeos, frases, participa en concursos, encuentra amigos (lo mismo que se hace en Facebook). Desde Happing se puede acceder al videowall, otro aplicativo de su web comunidad, o lo que vendría siendo el YouTube particular de Coca Cola.

Coca Cola estrategia social media¿Significa esto que si somos grandes marcas podemos pasar de Facebook o Twitter? Claro que no, las redes sociales externas son para Coca Cola un complemento muy importante de su estrategia. Un ejemplo de esto es cómo YouTube potencia el alcance de las campañas de televisión de Coca Cola porque “viralizan” (para que nos entendamos, se extienden como la pólvora en Internet), hasta el punto de que muchas campañas lanzadas terminan viéndose más en YouTube y Facebook que en la propia televisión. (Ejemplo es la campaña razones para creer)

Starbucks, “its not about marketing, it’s about relationships”

Lograr que la gente participe, se emocione y beba cada vez más frapuccinos está muy bien, pero el verdadero éxito de Starbucks en redes sociales podría resumirse en esta frase: “escuchar tomar nota y actuar”. Parece de sentido común, pero muchas empresas tienen al Social Media Strategist y al Community Manager en un cubículo aislado, no le invitan a las reuniones y creen que su función se limita únicamente a gestionar la visibilidad y promoción de la marca. Craso error. Los usuarios de las redes sociales aportan información muy valiosa para una empresa, dicen lo que les gusta y lo que no, e incluso proponen ideas para mejorar. ¿Dónde va a parar esta valiosa información? En muchos casos, a algún cajón o a la papelera más cercana. ¿Por qué no utilizarla y rentabilizarla?

En Starbucks, lo que dicen los usuarios tiene peso en áreas como producción (nuevos sabores y productos); comercialización (dónde quiere la gente que se abra una cafetería Starbucks y hasta qué música le gustaría escuchar) y atención al cliente.

Para facilitar este intercambio de ideas, Starbucks creó My Starbucks Idea (sólo disponible en EEUU), una red social propia en la que los clientes proponen ideas, éstas se votan por los propios clientes y las que más votos tienen se llevan a la práctica.

Starbucks, estrategia social mediaResultado: clientes fidelizados y productos más adaptados a los gustos de la gente. Pero la marca va más allá: ha creado Ideas in Action  un blog específico para My Starbucks Idea, donde explica cómo se implementan las ideas propuestas y por qué otras no se aplicaron. En definitiva, su estrategia es de construir relaciones duraderas, lo más cercanas posibles y que estas relaciones sirvan para algo.

Best Buy= clientes + empleados + empresa

Las dos estrategias anteriores están muy bien, pero he de decir que la de la cadena de venta de productos electrónicos Best Buy es la que me parece más innovadora, porque rompe con el paradigma de las redes sociales como una herramienta únicamente de marketing y fidelización de clientes a la vez que desarrolla su web-comunidad mediante una serie de aplicaciones 2.0.

El mérito de Best Buy se puede resumir en una frase: fuerza colectiva. Involucra a empleados, clientes y al departamento de “marcom” (marketing y comunicación) en la construcción de la marca en Internet. Es decir, la identidad de la compañía se construye a todos los niveles mediante plataformas colaborativas internas para gestión del conocimiento y las redes sociales tradicionales.

Blue Shirt Nation es un ejemplo de esto. Se trata de una red social sólo para empleados de Best Buy creada en 2006 por Gary Koelling y Steve Bendt, dos empleados del departamento de publicidad que buscaban adaptar los anuncios de la empresa a los gustos y preferencias de los consumidores, recabando la información directamente de los vendedores. La idea ha evolucionado hasta convertirse en una verdadera herramienta para compartir experiencias, conocimientos y coordinar estrategias, creando resultados tangibles para el negocio.

Best Buy estrategia social mediaEn lo que respecta al cliente, IdeaX , un aplicativo 2.0 presente en la propia web también está orientado a recibir ideas de los consumidores—la misma filosofía de My Starbucks Idea—para conocer sus gustos y recibir sugerencias sobre el servicio post-venta. Al igual que Starbucks, tiene un sistema de votación, discusión y feedback sobre la puesta en marcha de las ideas presentadas.

Y si hablamos del servicio post-venta y de hacer que los empleados se involucren, no puedo dejar de mencionar  Twelpforce, otro cambio de paradigma: el uso de redes sociales externas para la atención al cliente, pero no a través de un solo departamento, sino mediante la participación activa de los empleados, que son los que contestan las dudas en tiempo real a través de Twitter.

Ya para terminar (no os preocupéis que este post tiene fin, aunque no lo parezca), quiero añadir tres factores comunes que he encontrado en los tres casos analizados:

1- Las tres compañías están dando gran importancia a los aplicativos de geolocalización y GeoMarketing.  FourSquare está ganando peso en la estrategia de las empresas de gran consumo, ya que permite al usuario localizar rápidamente los sitios y recomendarlos.

2- El llamado “social shopping” también empieza a ganar fuerza, pero no solo en Facebook, sino a través de aplicaciones hechas ad hoc para las empresas, en las que el usuario comparte gustos y preferencias, con la opción de convertirlas en una compra.  Para que nos entendamos, algo así como la carta a los Reyes Magos, pero con la opción de dar “click” y compartir y otro click y comprar.

3- No conozco ninguna marca que haya tenido éxito en redes sociales que no cuide al milímetro el aspecto gráfico, porque es lo que apela a los sentidos y a las emociones. De allí que la red social Pinterest esté ganando peso en la estrategia online de marcas de gran consumo, especialmente en el sector alimentario.

Con estos ejemplos vemos cómo una estrategia en redes sociales, bien pensada e integrada en el plan de negocio de la compañía, no es una pérdida de tiempo ni una moda de cuatro despelucados, sino que si se aplica con cabeza, puede repercutir directamente en el negocio.

Puedes encontrar la presentación completa de la estrategia online de estas marcas y descargarlo gratis en Slideshare

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en

Google+   Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

 Si te ha gustado este post, compártelo.

El 2012 según Google, Twitter y Facebook

¿En qué pensamos? ¿Qué nos ha parecido interesante, preocupante, inquietante a lo largo de este año que acaba? Como si fuera un oráculo, muchos de nosotros acudimos a “San Google bendito” cuando queremos conocer, descubrir y aprender. Y aquellos que además, nos gusta compartir, comentar y conversar, nos atrevemos con Twitter y Facebook. Pues bien, estos tres gigantes de Internet acaban publicar sus informes anuales de tendencias, que nos permiten ver qué ha interesado más a los internautas en 2012, o lo que Google ha denominado el “espíritu de 2012”.

La crisis, la más googleada

En España, la economía ha dominado las búsquedas, según el Zeitgeist 2012 de Google, la lista de las palabras y expresiones más buscadas y aquellos términos que han experimentado un crecimiento exponencial en el número de búsquedas, aunque no sean los más buscados.

Bankia es la palabra que mayor crecimiento en número de búsquedas ha tenido en nuestro país, aunque también destacan expresiones como prima de riesgo o preguntas sobre cómo ganar dinero o cómo encontrar trabajo, junto con palabras como sepe (Servicio Público de Empleo) o reforma laboral Este termómetro de lo que más interesa a los españoles puede resumirse en una palabra: crisis.

Nuestro presidente Mariano Rajoy encabeza la lista de políticos más buscados (ahora no solamente por la prensa, sino también por los internautas en Google). Le sigue su compañera de partido y tristemente célebre Andrea Fabra (también conocida como “que se jodan“), seguida por Esperanza Aguirre, Santiago Carrillo y el president catalán Arthur Mas en un quinto lugar.

Aunque no todo es política y economía. A los españoles también nos interesa el fenómeno del Gangnam Style (el baile del caballo), Gran Hermano, Eurovisión 2012. Queremos saber más acerca de cómo funciona Twitter, cómo instalar el Whatsapp o cómo hacer cupcakes. Miles de españoles incluso preguntan a Google ¿cómo ser feliz?

Curiosamente, la mayoría de las palabras y expresiones más buscadas en Google durante 2012 en España tienen baja competencia, según Google Adwords, o lo que es lo mismo: son verdaderas joyas para una estrategia de posicionamiento. Pese a ser palabras muy buscadas, pocos son quienes las usan para posicionar sus webs en Google.

El 2012 en 140 caracteres

Con una visión más global que no segmenta por países, Twitter nos confirma lo que ya sabíamos: Barack Obama es una revolución del social media. Su tweet “four more years” (cuatro años más) el día de su relección es el más retwiteado del 2012 con 810.000 RT en más de 200 países. El segundo puesto es para Justin Bieber con su tweet de despedida a una fan “RIP Avalanna te quiero” que fue retuiteado más de 220.000 veces.

Según Twitter, “los acontecimientos más importantes en los que el mundo “se reunió para presenciar y discutir” fueron las Olimpiadas, las elecciones de EEUU, los premios MTV y la Eurocopa 2012. Además, este año “nuevas voces” se unieron a Twitter, desde el mismísimo Papa hasta Pelé y el recientemente famoso PSY, cantante del Gangnam Style.

Crisis, crisis y más crisis

Finalmente, en la lista de tendencias de Facebook 2012 nuevamente queda plasmada la importancia que los españoles dan a la crisis. Los términos trabajo, huelga, Rajoy y crisis económica son en este orden los términos más populares en esta red social.

Como he empezado este post con un vídeo, lo termino con otro.  Ahora os dejo con el vídeo del mundo según Twitter en 2012 para recordar los eventos y los personajes que han marcado este año al que le faltan pocos días para acabar.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Telecinco, Pablo Herreros y el poder ciudadano en Internet

Pablo Herrreros, Telecinco La Noria

Pablo Herrreros, Telecinco La Noria

¡Cuánta falta hacen buenas noticias en estos tiempos! Y ayer todos los que hemos seguido el caso de Pablo Herreros nos llevamos una alegría, al conocer que Telecinco retira la querella contra este bloguero.  Buenas noticias para él, para la cadena de televisión–que por fin rectificó lo que a todas luces era un sin sentido–, pero sobre todo buenas noticias para el ciberactivismo.

Es otro ejemplo del poder de Internet para aglutinar voluntades, compartir causas, luchar por ellas, y como en este caso, lograr un cambio de tornas.  Esa voluntad que se fortalece, se agrupa y se organiza desde la red y que logra movilizar, interesar, cautivar y afortunadamente, “cambiar”  el statu quo.  Un varapalo al  inmovilismo y las viejas formas y un espaldarazo para el poder de lo colectivo.   Ejemplos hay muchos: la primavera árabe se gestó a través de los blogs, Internet y redes sociales, el 15M, el 25S y tantos otros movimientos que veremos en el futuro.

En el caso de Pablo Herreros, 160.000 personas firmamos la petición de Change.org y muchos otros internautas generaron una verdadera tormenta de opinión crítica en Internet sobre la querella de Telecinco contra Pablo Herreros, a través de Twitter, Facebook  y otras redes sociales.  Internet hizo que miles de personas sintiéramos la causa de Pablo Herreros como nuestra.

Considero que la imputación de Pablo Herreros sentaba un peligroso precedente: el que una gran empresa quiera acallar a punta de garrote legal una voz crítica de un ciudadano en un asunto tan poco ético como el que una cadena televisiva pague a familiares de criminales por una “exclusiva”.

Flaco favor se hizo Mediaset a sí misma al recuperar un año después un tema que había quedado olvidado y salir con una querella que no hizo otra cosa más que revivir y aumentar la indignación de los ciudadanos que veían en este caso el símil de David contra Goliat (con la querella, más bien sería Goliat contra David).

Ahora bien, analicemos el acuerdo alcanzado entre Pablo Herreros y Mediaset. La redacción del comunicado deja claro que Mediaset retira la querella porque Pablo Herreros reconoce algo que reconocería cualquiera en su sano juicio: que los anunciantes no son responsables de los contenidos ni de los actos de los medios de comunicación en los que publicitan sus productos.

Hasta allí ninguna objeción. Pero no es menos cierto que los consumidores también somos libres de no comprar los productos que tengan estándares éticos que no compartimos (como marcas que se anuncian con criterios periodísticos poco éticos). Y allí está el meollo del asunto: los anunciantes empezaron a ver cómo se caldeaban los ánimos en Internet, que sus clientes y potenciales clientes no estaban de acuerdo con lo sucedido.

Una marca inteligente y que busca engagement con sus clientes no puede ser, como diría Shakira, “ciega, sorda y muda” y mucho menos torpe y testaruda.  Tiene que ver y escuchar lo que dice su público. Así, vimos cómo algunos anunciantes como Trivago (más acostumbrada a relacionarse con su público en la red)  retiraron la publicidad de La Noria (ahora relanzado en el Gran Debate, con mismo formato y mismo presentador) y otras  empezaron a presionar a Telecinco para que solucionara cuanto antes el tema.

Lo sucedido debería sentar un precedente y es que los medios de comunicación se lo pensarán dos veces antes de tomar decisiones poco éticas o que den pie a la crítica social, escucharán más y no estarán en las redes sociales sólo porque “se lleva”. No quiero pecar de ilusa, pero eso es lo que debería pasar.   Veremos qué es lo que en realidad sucede.

Cuando uno está en Internet, lo está con sus dulzuras y sus amarguras, y esta es una lección que están aprendiendo todos los medios de comunicación y no únicamente Telecinco y Mediaset.  Si yo estuviera al frente de esta cadena,  intentaría lavar la cara, pero no dando carpetazo al asunto, sino liderando una auto-regulación en los medios de información sobre las mejores prácticas periodísticas dando un claro mensaje de “no vale todo” para ganar una exclusiva.

Finalmente, quiero recuperar una frase del post de ayer de Pablo Herreros en relación con el activismo online: “Internet es el pegamento que nos permite a todos unirnos para cambiar el mundo”.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Google, Facebook, Microsoft, Apple, Amazon ¿se les acabará el chollo?

Una milimétrica ingeniería fiscal permite que estos gigantes declaren sus pérdidas en España  y trasladen sus ganancias a otros países para pagar menos impuestos

Google, Apple, Amazon, Yahoo, Microsoft impuestos

Resulta difícil creer que el líder en ventas de publicidad en Internet, la compañía que concentra más del 90% de las búsquedas por Internet en España, el dueño de servicios que son parte de nuestro día a día como Gmail, YouTube, Reader le puedan ir mal las cosas.  Pues así es, o al menos eso es lo que viene diciéndole a Hacienda durante los dos últimos años.  Google pierde dinero en España, donde acapara el mercado de búsquedas y publicidad.

En el ejercicio 2011, Google asegura haber perdido 74,683 euros y 639.499 euros en 2010, lo que supone una base imponible negativa en el impuesto de sociedades, y en consecuencia que la declaración de la renta le salga a devolver. Hacienda investiga las declaraciones del impuesto de sociedades de los años 2009 y 2010 de su filial española.

El truco está en que los ingresos que recibe Google España de clientes españoles se refacturan a otras sociedades del grupo, principalmente la subsidiaria de Irlanda, donde se paga un tipo de 12,5%, menos de la mitad de lo que pagan las empresas españolas (el Impuesto de Sociedades en España es del 30%).

Según el Diario El País, “Google Spain facturó 38,3 millones de euros en 2011, un 46% más que el año anterior, dinero que ha sido trasladado a la filial irlandesa y una pequeña parte a Google Inc.”

Incluso esos beneficios movidos a Irlanda, se trasladan a su vez a paraísos fiscales con tipos incluso más bajos o nulos, dados los acuerdos existentes entre Irlanda y territorios como Islas Caimán.

Apple, Amazon y Yahoo

El caso de Apple es cuanto menos sorprendente: facturó, según sus propias cuentas, €94,1 millones en España, pero sólo obtuvo un beneficio de €,4,88 millones. Los expertos estiman que el negocio real de la empresa de la manzana en España ronda los €1.000 millones.

Suma y sigue. Amazon Corporate España, filial del mayor portal de ventas online del mundo,  declaró al fisco español ingresos por 314.417 euros, pese a sus ventas millonarias en la red y de  comercializar productos de gran éxito como el e-book Kindle.  Y es que la mayor parte de las operaciones de la compañía se realizan a través de Luxemburgo.

Yahoo facturó en España €17,1 millones de euros en 2011, pero sólo opera como un comisionista y recibe un porcentaje de las ventas realizadas, ventas que se trasladan a otra compañía con sede en Holanda y es esta última la que se encarga de facturar las ventas del grupo y moverlas a su vez a otra compañía en Suiza.

Según El País, Yahoo ha aplicado bases imponibles negativas en los últimos años, lo que implica que no ha tenido que pagar prácticamente nada en impuesto de sociedades y además recibe subvenciones de organismos nacionales e internacionales.

Facebook y Microsoft

La filial española de Microsoft sólo recibe comisiones por la venta de sus productos informáticos, que se facturan a través de Microsoft Ireland.  Por lo tanto, sólo paga por los ingresos provenientes de estas comisiones. El 80% de los 157,6 millones de euros que ingresó el año pasado en España fueron a parar a Irlanda.  Pese a ello, la filial Ibérica de Microsoft obtuvo un beneficio de 15 millones de euros, debiendo pagar impuestos por 6,1 millones, pero al consolidar con la matriz del grupo fiscal en España, Microsoft Internacional Holdings Spain, logró que Hacienda le devolviera 28 millones de euros el año pasado.

Según Expansión, Facebook pagó el año pasado 39.740 euros a Hacienda, al declarar unos ingresos en España de sólo 1,76 millones y beneficios de apenas 91.892 euros.   Y es que sus ingresos provienen principalmente de facturas que realiza a su filial Facebook Ireland Limited, y deja en España los gastos para reducir el pago al fisco español.

Estos datos resultan inverosímiles por tratarse de firmas gigantes, con una penetración altísima en el mercado, con productos de gran demanda y que lideran sus sectores. Queda por ver si la nueva Oficina de Fiscalidad Internacional creada por Hacienda logrará finalmente rascar algunos cuantos euros—reales y no virtuales– de los bolsillos de estas multinacionales de las nuevas tecnologías e Internet.

Vea “Gigantes tecnológicos, mucho ganamos, poco pagamos”

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn