Recetas 2.0 con ‘Cocinario’, una nueva red social Made in Spain

Cocinario, nueva red social de Cocina, social media, redes sociales, marketing onlineEn los tiempos que corren, tener un puesto “seguro” y bien remunerado en una multinacional es un verdadero “lujo”. Cualquiera se aferraría a ese trabajo como un clavo ardiendo. Cualquiera menos Laura Ibañez, una ingeniera industrial de 39 años que prefirió dejar la zona de confort que le ofrecía un cargo  directivo en DHL y emprender una nueva aventura llamada “Cocinario”, una red social española para los amantes de la cocina, que no son chefs profesionales.

Lanzada a finales de 2012, Cocinario  es una plataforma para los que cocinan en casa y funciona como una comunidad en la que se pueden compartir recetas, trucos y comentarios,  además de votar las recetas que más nos gusten.  Es una plataforma ideal para quienes les gusta cocinar y compartir sus platos, pero que no tienen tiempo de crear un blog de cocina.

El concepto general va en la línea de Funcook  pero con la diferencia de que Cocinario está programado desde cero, es decir no es de código libre, lo cual supone que no se tiene que adaptar el contenido a lo que la tecnología ofrece, sino que permite una gran dosis de versatilidad en las funcionalidades, que se van ajustando a las necesidades y sugerencias de los usuarios.  Es una red social que se va construyendo y mejorando constantemente con las aportaciones de los usuarios, el 2.0 en el sentido más amplio.

Esto es una verdadera innovación dentro del mundo de las recetas online, porque permite ir desarrollando “sobre la marcha” nuevas funcionalidades tanto de cara al usuario final como integraciones novedosas para los anunciantes.  El diseño es limpio y agradable, recordando más a un blog especializado que a una red social al uso.

Las redes verticales, la nueva evolución 2.0

Redes profesionales como Linked-In y Viadeo están allí para recordarnos que “hay vida después de Facebook y Twitter” y una vida muy intensa.  Ciertamente, las redes sociales horizontales o generalistas tienen una penetración muy grande y son altamente populares.  No obstante, las redes verticales o de nicho como pueden ser Cocinario o Geonick permiten una mayor segmentación del público en función de criterios más cualitativos, como los gustos, aficiones y la búsqueda de una utilidad práctica muy concreta.

Prácticamente hay una o más redes sociales para cualquier gusto o afición (mascotas, amantes de las motos, aficionados a los libros, viajes, deportes, etc.) y están teniendo mucho éxito aquellas que incorporan funcionalidades de búsqueda de información, consejos y reviews (opiniones de usuarios). Este tipo de plataformas son una verdadera “mina” para ciertas marcas que saben que llegarán a un público que verdaderamente está interesado en su sector, lo cual multiplica las posibilidades de que un mensaje sea recordado.  De allí que considero que pasada la “fiebre Facebook y Twitter” el mundo 2.0 irá moviéndose a las redes de nicho.

En el caso concreto de Cocinario, su creadora sostiene que se trata de un “nicho muy amplio”, es decir que su público objetivo es muy grande, porque no se circunscribe únicamente a las personas a quienes les gusta cocinar y quieren compartir lo que saben hacer muy bien, sino también aquellos a quienes no les gusta demasiado la cocina, pero lo tienen que hacer y necesitan recetas de “gente normal” que como ellos cocinan en casa.

Monetización

Cocinario, red social de cocina, social media marketing, redes sociales, InternetEste es el verdadero quebradero de cabeza de todos los que comienzan un proyecto de las magnitudes de Cocinario. ¿Cómo lo monetizan? porque está claro que de algo hay que vivir y el proyecto debe poder ser sostenible en el medio plazo.

Cuando entré a Cocinario, me pasé un buen rato buscando la “versión Pro” (debo reconocer que soy de las que cocinan porque no les queda otro remedio, pero eso sí, lo que es comer, sí que me gusta).  Cerrado el paréntesis, continúo con mi comentario sobre el modelo de negocio.  Me parecía que la mejor opción para un proyecto de estas características era un modelo “freemium”, que es el que usa la gran mayoría de start-ups tecnológicas: se ofrecen una serie de características gratuitas y otras funcionalidades más avanzadas y completas en versión de pago.

Pero Laura Ibañez asegura que su idea es que Cocinario sea totalmente gratis para todos los usuarios y en todas sus funcionalidades.  Dicho esto, la monetización vendrá de otra fuente: la publicidad online, que está creciendo a un ritmo vertiginoso, a medida que el papel se va convirtiendo en cosa del paleolítico.

Visto así, no parece mala idea: apuntar a un público target muy segmentado, vender publicidad de nicho, patrocinios y estudios de mercado para marcas afines. Como se trata de un público tan segmentado, esa publicidad debe venderse muy bien y mucho mejor a medida que vaya creciendo la red.  En menos de cinco meses, Cocinario ya cuenta con 1.300 usuarios registrados y 500 recetas publicadas.

“Siempre prevalecerá la sencillez y usabilidad de la web, lo que supone que Cocinario tendrá poca publicidad, y que no moleste”, comenta esta ingeniera industrial de 39 años.

Una reflexión final

Ahora me permito pediros que volvamos al inicio de este post.  ¿Por qué alguien con un buen trabajo y la seguridad de un salario fijo emprende semejante aventura? ¿Y en plena crisis? La respuesta de Laura  puede ser motivo de reflexión para otro artículo:

mi principal motivación fue justamente salir de mi zona de confort… necesito los retos y esa zona de confort hacía que me encasillara. Si no me ‘desencasillaba yo, nadie lo iba a hacer por mí”.

Cuando conozco a gente como Laura Ibañez, o David García Calvo, fundador de Ouner   o Pau Jené, creador de Geonick no dejo de preguntarme ¿los emprendedores nos sacarán de la crisis?  ¡Qué bueno es que no sólo estén emprendiendo aquellos que están en paro y no les queda otra opción!  Hay en este país mucha fuerza creadora.  Estoy viendo que ahora más que nunca, Internet está siendo el vehículo para canalizar toda esta creatividad.

Emprendedores como estos tienen el potencial, la decisión y la valentía de tener ideas novedosas y llevarlas a la realidad y esta es una vía para empezar a construir cosas nuevas.  Tal vez este país necesite un poco más de “desencasillarse” de los viejos moldes que han probado con creces que no funcionan.  Desde luego no es fácil aguantar el tirón, conseguir financiación y sobrevivir hasta que el proyecto empiece a ser sostenible.  Y tú, ¿qué sugerirías a estos emprendedores para ‘aguantar el tirón’? ¿Tienes algún proyecto en mente que quieras comentar?

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Si este post te ha parecido interesante, ¡compártelo!!!

Espejito, espejito ¿quién es el más bonito? ¿Mi competencia o yo?

Muchas empresas subestiman la importancia de conocer a su competencia dentro y fuera de la red antes de empezar cualquier acción en social media  y durante toda la ejecución del plan. Os dejo algunas pistas para hacerlo con cabeza

competencia, social media, social media marketing, redes sociales, benchmarking¿Podemos dejarnos de tanto diagnóstico y pasar directamente a la acción? Lo dicen muchas empresas que tienen mucha urgencia por empezar a abrir perfiles como locos, seguir a un montón de gente y ganar fans. Tranquilos, tranquilos… os voy a contar un cuento para que os relajéis un poco. “Había una vez tres cerditos, uno construyó su casa sobre paja para acabarla rápido e irse a jugar, el otro sobre madera porque también era más rápido, mientras que el tercer cerdito la construyó sobre piedra”.

El final ya lo sabéis. La casa de piedra fue la única que resistió el ataque del lobo. El que haya puesto bases firmes sobre su estrategia en redes sociales, tendrá más posibilidades de éxito y se ahorrará muchos dolores de cabeza y trabajo posterior para corregir errores que se podrían haber evitado desde un principio.

Por pequeño que sea nuestro negocio o incluso si lo que queremos hacer es personal branding, tenemos que entender que siempre habrá alguien con quien estemos compitiendo y no podemos obviar quiénes son, lo que hacen bien y mal y por qué lo hacen. Eso nos permitirá saber cómo nos diferenciamos de ellos y de qué cosas podemos sacar pecho.

Es lo que en la jerga empresarial se conoce como  “benchmarking”, esa palabrita tan mona que ha vuelto a estar en boga en los departamentos de comunicación con la irrupción del social media. Pero contrario a lo que muchos pensarían, el primer benchmarking lo tenemos que hacer fuera de la red y después pasar a estudiar la presencia online de nuestros competidores.

 ¿Quién es mi competencia directa fuera de la red?

Es la primera pregunta que cualquier negocio debería hacerse antes de empezar a funcionar. Lamentablemente muchas empresas ni siquiera lo saben y sólo son conscientes de ello cuando quieren empezar una estrategia en redes sociales.

Si somos una pequeña tienda de ropa, difícilmente podríamos decir que nuestra competencia es Zara o Mango. Probablemente sean otras tiendas de similares características, que venden determinadas líneas de ropa, con determinados precios y localizados en cierta área geográfica.

 Estas son algunas preguntas que tenemos que tener contestadas antes de pensar si quiera en abrir un perfil en redes sociales:

 1. ¿Qué productos o servicios ofertan?

2. ¿Son más baratos que los nuestros?

3. ¿Cuántos años tienen en el mercado?

4. Grado de conocimiento de la marca entre el público target.

5. ¿Cómo se diferencia nuestra competencia de nosotros?

6. ¿Cómo nos diferenciamos nosotros de ellos?

7. ¿Por qué un cliente debe preferirme a mí sobre mi competencia?

8. ¿Hay alguna oportunidad de negocio que la competencia ha pasado por alto?

Es importante que sepamos ¿qué valor añadido tenemos que no tengan los competidores, porque nuestras acciones en social media deben intentar trasladar al mundo online las ventajas comparativas reales de nuestro negocio en el mundo real.

Una vez analizadas las variables relacionadas con el negocio, también tendremos que investigar un poquito más respecto a los temas de marketing y comunicación.

 9. ¿Qué política de comunicación siguen?

10. ¿Hacen publicidad off-line? ¿Les funciona o no?

Muchas pymes no tienen departamento de comunicación, pero sí ponen en marcha acciones de marketing directo o publicidad que estaría deberíamos conocer. ¿Se me queda alguna pregunta? Se aceptan sugerencias.

 Diez preguntas sobre tu competencia en Internet

Habiendo identificado y analizado a nuestra competencia fuera de la red, es el momento de ver qué hacen en Internet. Muchas pymes parten con ventaja si hacen este ejercicio antes de empezar sus acciones en social media, porque se darán cuenta de que su competencia probablemente haya entrado a la web 2.0 como elefante en una cacharrería, sin objetivos ni estrategia. Esto es una magnífica oportunidad para ver qué está haciendo mal la competencia, qué le está funcionando bien y qué  podemos aprender de sus errores.

En el entorno online deberíamos analizar los siguientes aspectos:

1. ¿Dónde tienen perfiles y qué uso dan a cada uno?

2. ¿Cuáles podrían ser sus objetivos? ¿Vender? ¿Fidelizar? ¿Servicio post venta?

3. ¿Qué estrategia están llevando a cabo en los Social Media?

4. ¿Cuál es la política de comunicación que están implementando en los Social Media?

5. ¿Qué reputación tienen en la red?

6. ¿Tienen blog o sólo comparten contenidos de terceros?

7. ¿Con qué regularidad publican y qué tipo de contenidos?

8. ¿Qué palabras clave utilizan en su estrategia online?

9. ¿Hacen publicidad online?

10. ¿Por qué palabras clave están pujando en Adwords?

Pero no nos podemos quedar allí. Ahora toca analizar cada uno de los perfiles de la competencia individualmente y ver su estrategia en cada red social de forma individual. Con esos datos hacemos el famoso “benchmarking”, que podría ser un cuadrito como el que yo uso y comparto con vosotros:

benchmarking, competencia, social media,

¿Y después qué?

Hasta aquí hemos hablado de los aspectos que tenemos que analizar para “poner nuestra casa” o Plan de Social media sobre bases firmes. Pero no porque hayamos hecho esta investigación preliminar, debemos olvidarnos completamente de nuestra competencia cuando empecemos a ejecutar nuestra estrategia. El seguimiento de la competencia debe ser constante, pero para que sea realmente operativo, debemos centrarnos en los competidores que realmente son los más “peligrosos” para nuestro negocio, espiando en sus perfiles, mirando en Google de vez en cuando cómo están posicionados por las palabras clave por las que competimos con ellos. También debemos estar atentos a las campañas específicas que tengan en social media y los resultados de las mismas, así como a cualquier crisis puntual que tengan en redes sociales. Esto nos permitirá analizar lo que han hecho bien y mal y determinar si hay algo que podamos adaptar (no copiar) en nuestra estrategia.

Si hacemos ese seguimiento de forma pública o a través de perfiles falsos es una decisión que tendremos que tomar, en función de nuestros intereses, el grado de visibilidad que queramos tener frente a nuestra competencia o el grado de “hostilidad” que pueda existir.

Empresas,  ¿Cómo queréis construir vuestra casa digital, sobre paja, madera o piedra? ¿Aún pensáis que hacer un Plan de Social media es un juego de niños?

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en:

Google+

Y si te ha gustado este artículo, compártelo !!!

¿Una nueva generación de redes sociales? El caso de Geonick

Un emprendedor catalán ha creado una red social donde lo importante no es la popularidad, sino encontrar gente que comparta hobbies, gustos y aficiones

Un día, Pau Jené se levantó con una idea que no paraba de rondarle la cabeza. Conocía el mundo de Internet y le pareció que no todo se había inventado. Puede que haya llegado el momento de un nuevo paradigma en el mundo de las redes sociales. Crear un espacio donde el ego y la popularidad no sean lo primero, lo segundo, lo tercero, donde no tengamos que medirnos en términos de “me gusta”, fans, retuits, menciones, etc.; donde no aparentemos lo que querríamos ser, sino que podamos mostrar una versión más real de nosotros mismos a través de nuestros gustos, aficiones e intereses. Tal vez en algún lugar alguien también comparta esos mismos gustos, intereses y aficiones. ¿Y si nos conectamos?

Esta es la filosofía de Geonick, una red social que combina la geolocalización (geo) con el respeto a la privacidad (nick) y que se define a sí misma como un “buscador de afinidades”, una herramienta social para conocer nuevas personas afines y donde un globito nos va guiando a través de un mapa personal hasta encontrar a los que comparten nuestras aficiones e intereses.

mapa GeonickTal vez por lo novedoso del concepto, debo reconocer que no entendí muy bien de qué iba hasta que creé mi “pasaporte” como le llaman al perfil en Geonick. Navegué un rato y entendí por qué Jené habla de una “slow social network”. Incluso encontré un par de potenciales amigos, algunos hasta en Latinoamérica, donde Geonick acaba de abrir sus mapas.

Porque es un concepto bastante nuevo, tanto en su filosofía como en la forma de navegación, vale la pena echar un vistazo a este vídeo-presentación.

Geolocalización, en el centro de la estrategia

Tras superar su fase beta, Geonick acaba de abrir sus mapas a todas las geografías del mundo, lanzando también su aplicación móvil, sin duda un paso natural para un servicio en el que la geolocalización es una de sus señas de identidad.

Geonick no busca posicionarse como un servicio para ligar o encontrar nuestra alma gemela en Internet, sino como una herramienta para hacer amigos en función de intereses y hobbies, encontrando vías de colaboración e intercambio entre esos amigos.  Es bastante conocido que los servicios de dating se basan en principios bastante similares a los de Geonick (afinidad, intereses) y que han tenido un gran éxito en su versión web, aunque no tanto en lo que a dispositivos móviles se refiere. De allí que parece evidente que donde un servicio de las características de Geonick podría alcanzar su máximo potencial es precisamente en la aplicación móvil.

¿Privacidad y redes sociales?

A primera vista parece que esos dos conceptos son como el agua y el aceite, pues todos sabemos que el negocio de grandes redes sociales como Facebook viene de la comercialización de la información que nosotros mismos proporcionamos, es decir, la venta a gran escala de bases de datos segmentadas por sexo, país, ciudad, aficiones y gustos con fines publicitarios.

Desde Geonick aseguran que no venden ni venderán nuestros datos personales a terceros para hacer negocio; juran que protegerán nuestra privacidad y que nuestros datos personales no estarán circulando por la red y fuera de ella. Tampoco tienen publicidad de empresas, aunque sí de particulares.

Entonces ¿cómo se monetiza Geonick? No se invierte en una red social—con la complejidad técnica que ello supone—sólo por amor al arte. Según Pau Jené, su modelo de negocio es el “fremium” de toda la vida (para que nos entendamos, el mismo que podría tener Linked-In o WordPress) y que consiste en ofrecer las funciones básicas gratis y otras más avanzadas de pago. En el mundo Geonick estos servicios Premium se denominan pasaporte explorador y cuestan  5,89€ al año. Aquí podéis ver el comparativo entre las funcionalidades de ambos pasaportes.

pasaporte Geonick, redes sociales, social media, marketing 2.0, Diana Campos Candanedo, madrid

Este concepto convertido en red social me ha hecho preguntarme si este lugar en Internet donde podemos ser nosotros mismos o incluso varias personas a la vez (encontrar también nuestro alter-ego en la red), donde nos prometen anonimato y privacidad ¿será acaso el punto de partida para una nueva generación de redes sociales? Habrá que seguir la pista a Geonick para ver cómo evoluciona y si la gente está preparada para este cambio de paradigma que resumen de forma tan elocuente en este manifiesto que no tiene desperdicio.

Diana Campos Candanedo.  Encuéntrame en

Google+

Y si te ha gustado este post, compártelo.

Cordero, roscón, polvorones y compras online

Tan típico como el cordero, los polvorones o el roscón de Reyes, las Fiestas de fin de año se caracterizan por las interminables colas para comprar, envolver y descambiar los regalos. Pero este año, algo ha empezado a cambiar. Sigue habiendo mucha gente en el comercio tradicional, pero menos que en los años anteriores. ¿Crisis? Algo de eso hay: muchos no se pueden permitir ciertos lujos, pero también es que muchos otros han descubierto una manera ahorrarse colas, malos humores, atascos y demás incomodidades. Los españoles empezamos a confiar cada vez más en Internet para hacer nuestras compras, y ahora que empiezan las rebajas, muchos deciden comprar desde la comodidad de su hogar.

Según el último informe del ONTSI, el comercio electrónico B2C (Business to Consumer) en España creció un 20% en el 2011, generando un volumen de negocio de 11 millones de euros. En los últimos 4 años, el comercio a través de Internet se ha expandido un 36%.

Esta es una tendencia que se consolida también a nivel europeo. En los últimos seis meses, el 30% de los europeos ha realizado una media de 10 compras online, según El laboratorio europeo de tendencias de eshopping que ha elaborado el Survey Lab by vente-privee.com, el laboratorio de análisis de mercado de la compañía francesa de “venta privada” online. (Ver infografía)

comercio online en Europa, infografía

comercio online en Europa, infografía

La principal motivación para la  compra online es la búsqueda de “chollos”, algo que están aprovechando muy bien tiendas tradicionales con canales online, en los cuales los descuentos pueden llegar hasta el 70% en período de rebajas. El segundo driver para las compras online es la comodidad de comparar precios sin salir de casa.

A medida que dejamos que la tecnología entre en nuestras vidas, empezamos primero por usar Internet para “curiosear” y comparar precios, luego nos animamos a comprar viajes, reservamos un billete de autobús. Y cuando vemos que esto de comprar en la web funciona, nos animamos con textiles, calzados y otros artículos que antes comprábamos físicamente. Y si nos ha gustado la experiencia, compartimos y recomendamos a través de foros y redes sociales, siendo Facebook la principal fuente de recomendaciones de las marcas.

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn