Google, Facebook, Microsoft, Apple, Amazon ¿se les acabará el chollo?

Una milimétrica ingeniería fiscal permite que estos gigantes declaren sus pérdidas en España  y trasladen sus ganancias a otros países para pagar menos impuestos

Google, Apple, Amazon, Yahoo, Microsoft impuestos

Resulta difícil creer que el líder en ventas de publicidad en Internet, la compañía que concentra más del 90% de las búsquedas por Internet en España, el dueño de servicios que son parte de nuestro día a día como Gmail, YouTube, Reader le puedan ir mal las cosas.  Pues así es, o al menos eso es lo que viene diciéndole a Hacienda durante los dos últimos años.  Google pierde dinero en España, donde acapara el mercado de búsquedas y publicidad.

En el ejercicio 2011, Google asegura haber perdido 74,683 euros y 639.499 euros en 2010, lo que supone una base imponible negativa en el impuesto de sociedades, y en consecuencia que la declaración de la renta le salga a devolver. Hacienda investiga las declaraciones del impuesto de sociedades de los años 2009 y 2010 de su filial española.

El truco está en que los ingresos que recibe Google España de clientes españoles se refacturan a otras sociedades del grupo, principalmente la subsidiaria de Irlanda, donde se paga un tipo de 12,5%, menos de la mitad de lo que pagan las empresas españolas (el Impuesto de Sociedades en España es del 30%).

Según el Diario El País, “Google Spain facturó 38,3 millones de euros en 2011, un 46% más que el año anterior, dinero que ha sido trasladado a la filial irlandesa y una pequeña parte a Google Inc.”

Incluso esos beneficios movidos a Irlanda, se trasladan a su vez a paraísos fiscales con tipos incluso más bajos o nulos, dados los acuerdos existentes entre Irlanda y territorios como Islas Caimán.

Apple, Amazon y Yahoo

El caso de Apple es cuanto menos sorprendente: facturó, según sus propias cuentas, €94,1 millones en España, pero sólo obtuvo un beneficio de €,4,88 millones. Los expertos estiman que el negocio real de la empresa de la manzana en España ronda los €1.000 millones.

Suma y sigue. Amazon Corporate España, filial del mayor portal de ventas online del mundo,  declaró al fisco español ingresos por 314.417 euros, pese a sus ventas millonarias en la red y de  comercializar productos de gran éxito como el e-book Kindle.  Y es que la mayor parte de las operaciones de la compañía se realizan a través de Luxemburgo.

Yahoo facturó en España €17,1 millones de euros en 2011, pero sólo opera como un comisionista y recibe un porcentaje de las ventas realizadas, ventas que se trasladan a otra compañía con sede en Holanda y es esta última la que se encarga de facturar las ventas del grupo y moverlas a su vez a otra compañía en Suiza.

Según El País, Yahoo ha aplicado bases imponibles negativas en los últimos años, lo que implica que no ha tenido que pagar prácticamente nada en impuesto de sociedades y además recibe subvenciones de organismos nacionales e internacionales.

Facebook y Microsoft

La filial española de Microsoft sólo recibe comisiones por la venta de sus productos informáticos, que se facturan a través de Microsoft Ireland.  Por lo tanto, sólo paga por los ingresos provenientes de estas comisiones. El 80% de los 157,6 millones de euros que ingresó el año pasado en España fueron a parar a Irlanda.  Pese a ello, la filial Ibérica de Microsoft obtuvo un beneficio de 15 millones de euros, debiendo pagar impuestos por 6,1 millones, pero al consolidar con la matriz del grupo fiscal en España, Microsoft Internacional Holdings Spain, logró que Hacienda le devolviera 28 millones de euros el año pasado.

Según Expansión, Facebook pagó el año pasado 39.740 euros a Hacienda, al declarar unos ingresos en España de sólo 1,76 millones y beneficios de apenas 91.892 euros.   Y es que sus ingresos provienen principalmente de facturas que realiza a su filial Facebook Ireland Limited, y deja en España los gastos para reducir el pago al fisco español.

Estos datos resultan inverosímiles por tratarse de firmas gigantes, con una penetración altísima en el mercado, con productos de gran demanda y que lideran sus sectores. Queda por ver si la nueva Oficina de Fiscalidad Internacional creada por Hacienda logrará finalmente rascar algunos cuantos euros—reales y no virtuales– de los bolsillos de estas multinacionales de las nuevas tecnologías e Internet.

Vea “Gigantes tecnológicos, mucho ganamos, poco pagamos”

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn

Anuncios

Gigantes tecnológicos: ‘mucho ganamos, poco pagamos’

Hacienda se ha lanzado a la caza de gigantes tecnológicos y redes sociales que aprovechan la globalidad de sus operaciones para eludir el pago de impuestos

Que algunas empresas tengan subsidiarias de papel en paraísos fiscales para pagar pocos o ningún impuesto no es nada nuevo, pero que gigantes de Internet y tecnología como Google, Facebook, Microsoft, Apple o Amazon digan que ganan poco y por tanto, paguen cantidades simbólicas al fisco o incluso obtengan devoluciones de Hacienda, parece cuanto menos surrealista.

Si a las empresas del mundo real que tributan en España se les ha aumentado la fiscalidad y a los ciudadanos españoles se les imponen grandes sacrificios para cuadrar las cuentas públicas ¿por qué no deben pagar también multinacionales tecnológicas que operan en el mundo virtual como Google,  Facebook, Microsoft o Amazon  por los beneficios generados en nuestro país? Parece de sentido común, pero la realidad es muy diferente.

Se estima que el Estado español deja de percibir cerca de 1.000 millones de euros por la habilidad de gigantes de la tecnología, las ventas online y redes sociales de declarar en España los gastos y las pérdidas de sus operaciones y aprovechar cuanto crédito fiscal puedan pillar, mientras trasladan la facturación y los beneficios a países donde se pagan menos impuestos (Irlanda, Luxemburgo, Holanda, entre otros).

No obstante, por mucho que nos parezca poco ético que los impuestos se “cuelen” a través de estructuras fiscales agresivas, estas multinacionales no hacen más que aprovechar los agujeros negros en la legislación. Poco ético, podría ser, pero perfectamente legal (algunos lo llaman economía de opción), ya que la mayoría de las multinacionales suelen establecer la residencia fiscal y operativa en aquellos territorios que les permiten reducir costes.

Esto lleva a una segunda reflexión: en el caso de empresas que operan exclusivamente a través de la red, ¿cómo se puede ubicar físicamente los servicios que prestan? ¿Cómo se puede saber si la factura de la subsidiaria de Holanda o Irlanda en realidad procede de España? En el caso de empresas que operan a través de Internet, resulta muy difícil ubicar físicamente los servicios prestados.

Son asuntos que se plantean por la propia globalidad de Internet y todo parece indicar que la legislación en Europa no se ha movido tan rápido como el mundo de las nuevas tecnologías, algo a lo que ya quieren poner coto los países del G-20.  En Reino Unido, por ejemplo, vimos cómo los directivos de Amazon, Google y Starbucks se sentaron en el banquillo para explicar por qué pagan sumas ínfimas de impuestos.  Sus respuestas fueron cuanto menos, anecdóticas, eso sí, siempre dentro de la legalidad.

Veamos cómo reducen el pago de impuestos en  “Google, Apple, Amazon, Microsoft: ¿se les acabara el chollo?”

Diana Campos Candanedo. Encuéntrame en

Google+ Ver el perfil de Diana Campos Candanedo en LinkedIn